Ayer después de comer (úsease, después de comer a la 12, usease, a las 14 ya estaba en la calle), me fui hasta Villeneuve-Des-Avignon, el pueblo-barrio de Avignon en el que trabajo. Cogí un bus urbano aquí a 5 minutillos de mi casa, y en 20 minutos estaba en la plaza principal. ¨

Tal y como me dijo mi coordinadora, subí hasta le Fort de Saint André para disfrutar de esas bonitas vistas que me dijo que había. Efectivamente, bonitas vistas…

Al fondo se ve Avignon

Esto es Villeneuve desde el Fort de Saint André

Esta soy yo haciéndome una autofoto e intentando disimular porque me da mucha vergüenza hacerme autofotos y más en público.

Una ventana de estas que se gastan aquí. Menudo presupuesto en ventanales y maderas…

Premio al que adivine en qué idioma está escrito esto. Yo supongo que es langue d’oc, pero vaya usted a saber…

Una floristería mu’cuca.

El momento putada del día fue cuando, reventándoseme la vejiga de ganas de ir al baño, entro en un tabac de estos que hay aquí y me pido un cafe noisette, para poder usar el baño. Me tomo mi café, y antes de marcharme, voy al baño, abro y la puerta y ¿qué descubro? TAAAAAAACHÁN! ¡¡¡Baño a la antigua usanza!!!! Es decir, un agujero en el suelo y apañéselas usted como buenamente pueda. Del susto no saqué ni foto. Estaba bastante sucio y la sola idea de que mis cuclillas no aguantasen el peso de mi culete y cayese sentada en la especie de ducha-water aquella me daba escalofríos, así que di media vuelta y a punto de reventar, me armé de paciencia, porque aún me quedaba un rato para llegar a casa…

Y nada, así pasé la tarde. Me encanta el horario este raro, ¡me cunden los días una barbaridad! Ayer también descubrí el barrio de les teintures o algo así, “teñidores” , es el barrio como “bohemio”. Lo tengo aquí mismo, en la calle de al lado, pero cuando fui ya era de noche y no saqué fotos. Todo se andará.

Anuncios