Adiós al 2008…

Las reflexiones sobre cómo ha ido el año a nivel personal, me las guardo para la intimidad, jaja…

Lo que está claro es que 2008 ha sido un auténtico terremoto tanto para mí como para la Humanidad a nivel general.

¿Podemos considerar 2008 un punto de inflexión? Podemos, y debemos.

Mañana daremos la bienvenida al nuevo año. De momento, saboreemos los últimos momentos con este viejo amigo al que recordaré con cariño toda mi vida. Por haberme dado  esperanza para soñar,  alas para volar, lágrimas para superar, y fuerza para saltar… y avanzar.

Adiós amigo, adiós.

Anuncios