Tengo una teoría acerca de la crisis. Es una teoría disparatada, absurda. Quizá demasiado influenciada por leer tanto sobre los Illuminati y el club Bildberg.

Mi teoría es que la crisis no es real. La crisis es una invención de las élites políticas y económicas del mundo.

¿La finalidad?  Primero, atemorizarnos. Después, controlarnos, ya que atemorizados, haremos aquello que ellos quieran.

Un ejemplo práctico similar, para entrar en materia. El terrorismo y el 11s. Después de acojonarnos con el dichoso atentado, (que yo tengo mis dudas que haya sido ideado por musulmanes…pero eso es otra historia), la siguiente fase fue comprobar hasta dónde llega nuestra sumisión. Así, con el cuento del terrorismo, nos han obligado a creer que realmente es necesario controlar si entramos con líquidos peligrosos y otras soplapolleces al avión. Nos quitamos las botas, nos quitamos los cinturones, los pendientes, obligados, aplicados, como niños buenos.

En lo que a la crisis respecta, el proceso sería el siguiente, abreviado y simplificado que no soy mujer de grandes ideas.

Visto un sistema capitalista que entra en estado de agotamiento, ya que la producción en occidente empieza  a ser inviable, y llevarse toda la producción a Oriente significaría el paro total en Occidente,y por tanto,la desaparición del principal mercado de dicha producción… se plantea la necesidad de un cambio.

El cambio: inventamos una crisis. En Wallstreet, en bancos y grandes compañías financieras… Por consecuente, se cierran fábricas. Todo se convierte en un gran juego de dominó, y el paro aumenta y aumenta hasta cifras nunca vistas en los últimos dos siglos en el mundo desarrollado.

En realidad las fábricas no están tan mal. Ni las empresas. No es realmente necesario despedir a toda esa gente. Pero todo buscaría una finalidad: ATEMORIZAR. Crear un ejército de parados atemorizados y paralizados. ¿Para qué?

Fácil y simple: Para luego introducir cambios esclavizantes en el sistema laboral: Semanas laborales de 65 horas, salarios aún más míseros que en la actualidad. Los esclavos y atemorizados parados, aceptarían cualquier condición laboral con tal de volver a ganarse el pan…

Mantener cierto nivel de producción en países como China, permitiría que los paupérrimos esclavos europeos  y americanos tanto del norte como del sur, pudieran seguir practicando su patético hobbie  del shopping, aún teniendo grandes dificultades para comer dignamente la mierda de comida que se venderá en los supermercados. Una mierda de comida, que simplemente favorecerá la insalubridad y la debilidad de los cuerpos de estos nuevos esclavos.

Voilà mi teoría…  ¿Disparatada?  ¿Absurda? El tiempo me dará la razón… Y si no, igual escribo una novela al más puro estilo Un mundo feliz…  o infeliz…

Quizá queda una esperanza… ¿Una revolución?  ¿Rebelión indivual y huir a vivir al campo? Personalmente, no creo que pudiera sobrevivir sin calefacción ni agua caliente.

Anuncios