Para aquellos que quieran o les interese solicitar una plaza como asistente de español, la convocatoria tiene que estar a punto de caer, así que estarse pendientes de esta página:

http://www.mepsyd.es/educa/jsp/plantilla.jsp?id=130&area=internacional

Personalmente, recomiendo esta experiencia a todo el que le guste la profesión de la enseñanza. Pero no la recomiendo a aquel que ande buscando “Erasmus segunda parte”, porque no tiene nada que ver. Yo nunca me fui de Erasmus, pero por las experiencias de conocidos y amigos, y mi propia experiencia, me queda claro que no tiene nada que ver.

Aquí vienes  básicamente a trabajar, a motivar a unos alumnos en el aprendizaje de español. Vale, también vienes a perfeccionar una lengua, a viajar, etcera… Pero las posibilidades de que te toque viajar sola son muchas. Es difícil conocer a otros asistentes, normalmente los asistentes que conocerás  vivirán en otras ciudades lejos de la tuya,  y no tendrás con ellos una relación de amistad de día a día. Es el caso de los otros asistentes que he conocido en un curso que hice en Montpellier. Unos están en Nîmes, otros en Perpignan… etc… Al final cada uno hace su vida. Y si coincides con algunos colegas asistentes en tu centro, o en tu ciudad, ponle una vela a santa Rita o a quién corresponda para que sean gente de tu mismo rollo o con los que te lleves bien. Porque dios mío, que cargue con la cruz de la asistente americana de mi centro, quien quiera, pero yo no.

Puede que tengas suerte como yo, y coincidas con unas compañeras de trabajo jóvenes y simpáticas, deseosas de hacer cosas contigo, para ir al cine, para ir a su casa en vacaciones, etcetera…

Y si estás en una residencia de estudiantes como yo, puede que tengas suerte y conozcas algo más de gente. Pero guardate un as en la manga, porque no sólo en Francia cuecen habas. Autoinvitarse a casa, los planes espontáneos,  preocuparse por tu estado de salud y cuidarte cuando estás mala… al final todo esto va con las personas, no con las nacionalidades. Es verdad que los españoles somos más de socializar, pero te puedes encontrar gilipollas de todos los países del mundo. También americanos, e incluso españoles (aún no he hablado de mis adorables vecinos sevillanos  de la residencia)

Otro día más. Ahora me voy a comprar los billetes de tren para mis vacaciones en Niza. Sola. C’est pas gràve!

Anuncios