¿Os acordáis de esto…?

https://jabolkaelstar.wordpress.com/2008/11/11/modo-histerica-on/

https://jabolkaelstar.wordpress.com/2008/11/13/confirmamos/

https://jabolkaelstar.wordpress.com/2008/11/15/on-va-voir/

Bueno, pues retomamos el contacto. Le envié un email para decirle que  si quería quedar alguna vez, que ahora salía con un americano, unas búlgaras, ect… y que se podía venir si quería alguna vez.

Ahí fue cuando se le vió el plumero. De repente, volvió a aparecer en mi vida. Me enviaba mensajes a todas horas en plan: ¿Vas a quedar con tus amigos? ¿Qué vais a hacer? Avísame si vais a hacer algo ¿vale?

Entonces recordé que la única vez que quedamos me contó que había salido con una chica irlandesa y que le gustaba mucho el ambiente eramus y bla bla… y que había conocido a otros asistentes de inglés en años pasados y que le molaba el rollo intercultural y bla bla . Ahí fue cuando caí en la cuenta de que había dado con uno de esos maravillsos ejemplares de buscaamigoserasmus…

A mí lo que me molestó fue que no quisiera saber nada de mí hasta que le escribí diciéndole que ya tenía amigos “interculturales” y que entonces, y sólo entonces, hiciera su re-aparición estelar.

Total, que el miércoles  se vino a nuestra ya tradicional cena en la cooperativa biológica.  Fue increible porque ni siquiera se sentó a mi lado, se sintió tan integrado el chico que se acomodó entre la americana que habla con la patata en la boca (leáse anteriores capítulos) y un sudafricano muy simpático amigo de Jeffrey. Ahí estuvo toda la noche pasando de la persona que le había presentado a toda aquella gente. Y bueno, porque me dio por despedirme de él cuando Jeffrey y yo nos fuimos, si no… ahí que me folle un pez. A partir de esta noche, mi concepto sobre él, cambió definitivamente. Pasó de ser un tio majo, a ser un gilipollas total.

Al día siguiente, el franchute me envía un sms diciéndome: gracias por invitarme ayer a la cena (te invitaste tú, so payaso), me lo pasé muy bien. Hazme saber la próxima vez que hagais algo, quiero salir con vosotros, ¡ chicos! “Tranquilo flipado! Ya yo te aviso!!!me dieron ganas de responderle…

Lo mejor llega hoy, sábado. Jeffrey tenía que ir a Decathlon a arreglar unos esquíes y me dijo que si le acompañaba, y así luego iríamos juntos al Alcampo que había en el mismo centro comercial. Pa allá que nos fuimos.

Cuando ya estábamos allí, le llama el franchute este al móvil (sí, el franchute llama a Jeffrey, entendieron bien), y le dice que él va a ir también a Decathlon, con el coche, que si necesita ayuda con los esquíes, que le puede llevar y traer. La verdad es que fue un detalle por parte del franchute.

Así que Jeffrey le dice que ya estábamos  allí. Pero que si quiere nos puede llevar de vuelta. Quedamos con él y recogemos los esquíes. El franchute me ignora prácticamente todo el tiempo. Incluso me intenta hacer el vacío no sólo conversacional sino espacial (esto se logra empujándome discretamente hacia los lados al caminar :)

Pero lo más increible llega en el momento en el que el franchute invita a Jeffrey a ir a esquiar con él y con sus amigos dentro de tres semanas. Me quedé a-l-u-c-i-n-a-n-d-o en colores. No sólo me ignoraba descaradamente,  sino que estaba invitando a un amigo que YO le había presentado hace tres días, a irse  con él de fin de semana a un apartamento en nosequé estación! Por supuesto, ni se dignó a mirarme para invitarme a mí. Yo no pensaba ir. No tengo pajolera idea de esquiar y paso de romperme una rodilla delante de  la tremenda panda de crueles que deben ser sus amigos si son como él! Igual me dejan en la nieve agonizando con mi rodilla retorcida…

Cuando nos dejó en casa, preguntó por nuestros planes para esta noche, y  le comenté, no se si saldremos esta noche, ya te enviaré un sms.

Pero y una mierda pa tí. Le mandé un mensaje a la noche, y le dije que yo me quedaba en casa con mi amiga búlgara que acababa de llegar, y que si quería que llamase a Jeffrey puesto que me constaba que él tenía planes de salir. Total, era lo que el franchute  iba a hacer de todos modos. Ni siquiera me contestó al sms, ¡será imbécil!  A Jeffrey le dije, no salgo, me quedo en casa con Petya, que acaba de llegar de Bulgaria. No hizo un drama ni nada por el estilo, por supuesto. El hielo a su lado me daría más calor en la cama. Le dije, seguro que Adrien quiere salir contigo, le caes muy bien, creo. Y se rió. Yo creo que ya lo ha pillado. El es un tío listo.

Anuncios