Para ser exacta, no queríamos colarnos. Queríamos pagar la entrada de estudiantes. Mi carnet de la Universidad caducó en el 2006,y el de Ana, aún está vigente, aunque ella ya no es estudiante.  Pero el mío ha colado en muchos grandes museos de otros países más confiados como Austria o Eslovenia.

Así que la primera mañana en Niza, cuando decidimos visitar tres museos en un día con una media de entrada normal de 6 euros,  el plan consistía, en decir que eramos estudiantes, y enseñar nuestros  carnets. Pero resulta que en Francia la reducción es sólo para estudiantes menores de 25 años.  No sé por qué diablos discriminan a los otros estudiantes, porque hay muchos universitarios mayores de esa edad. Pero esa es otra historia.

Llegamos al primer museo, el Museo de Chagall. Vamos  a la taquilla, y decimos con nuestras sonrisas más relucientes: Somos estudiantes.

Una taquillera de unos treintaycuatro años, con el pelo rubio teñido y rizado, y una cara que nunca olvidaré, preguntó, mientras sostenía en sus manos y miraba con desconfianza el carnet de estudiante de Ana…

-¿Cuántos años tenéis?

Yo me quedé callada. Ana contestó:

– Yo tengo 25.

Silencio sepulcral. Se iba a abrir el suelo del museo y Chagall en persona iba a salir de debajo de la tierra gritando MENTIRAAAAAAAAAA.

No, simplemente, la taquillera puso un gesto con la boca que no podría describir con una palabra más simple que ANTIPÁTICO y POCO ENRROLLADO, y dijo, alto y seco:

-NO

-Ana,la pava esta  dice que no.

– ¿Qué dice que no qué, oh? (Ana es de Asturias)

-Vous avez pas 25. Repitió ella como si entendiera español.

-No, moi j’ai 28 (Intervine yo, para intentarlo arreglar un poco), mais elle, elle a 25. (señalado a Ana)

La taquillera no dice nada más, y saca los tickets. Nos hace pagar 13,50 euros. La entrada completa. Jamás me había encontrado con una taquillera con los huevos tan cuadrados! Lástima que nos pilló en frío, porque lo lógico habría sido decir, ah pues mira, si no nos quieres hacer el precio que corresponde, nos vamos. Y dadas las ingentes hordas de gente (atención atención, es una ironía) que había en el museo, igual pasaba por el aro, la zorra.

Pero no, pagamos y callamos.¡¡ Seremos lerdas!!   Y encima entramos sin las cámaras y resulta que luego se podían sacar fotos…

Eso sí, para todos aquellos que reniegan del arte contemporáneo, les recomiendo el estudio de la obra de Chagall, que si bien es verdad se que su origen no gustará a muchos lectores de mi blog, hay que reconocerle su mérito artístico. Chagall pasó gran parte de su vida en el sur de Francia, y de hecho murió en la pequeña villa de Saint Paul de Vence (que también visitamos y que otro día comento), y a pesar de los 6 euros y pico de la entrada, recomiendo visitar este museo si se está de paso por Niza.

…Sobre todo porque luego el resto de museos de Niza son gratis! Sí, señores, son gratis. Cuando salimos del museo Chagall, enfadadas y cabreadas con la taquillera pelotuda, nos dirigimos al Museo Matisse,y después de pasarnos todo el camino cagándonos en ella, y elucubrando y pensando una estrategia teatral para pasar por menores de 25 años, cuando llegamos al subsodicho museo, nos encontramos un cartelito que ponía ACCESO GRATUITO, y un folleto que informaba de que todos los museos de Niza (excepto el de Chagall), eran gratis desde verano del 2008.

Con lo cual, la cosa cambió. Y es que la cultura no es un lujo, es un bien de todos, y son  las administraciones las que deben encargarse de acercarla al pueblo y hacerla accesible. La medida de la entrada gratuita todos los días de la semana, para todo el mundo, todo el año, TODO EL TIEMPO  me parece exagerada, pero la aplaudo.

Museo Chagall de Niza:

http://www.musee-chagall.fr/

Museo Matisse de Niza

http://www.musee-matisse-nice.org/

suc53343

suc53347 Quemando energía negativa en el jardín de Chagall

suc53379

Superado ya el trauma de los 25 años, y eso que aún no sabíamos que en el museo Matisse ( a nuestras espaldas) no nos iban a cobrar entrada…

POR CIERTO, para todos aquellos lectores y lectoras que han comentado el asombroso parecido entre Ana  y yo, informarles que se debe a causas genéticas, puesto que compartimos abuelos, su madre es mi tía, y mi madre es su tía, por tanto, nuestras madres son hermanas, úsease, tras un pequeño ejercicio mental, obtendréis el resultado, voila! :  somos PRIMAS :)

Anuncios