Esta semana que termina, he recibido la última visita de todas: ¡la de mis padres!  Además de llenarme la nevera, y vaciarme el armario (se llevaron gran parte de mis cosas a España), lo hemos pasado muy bien. He seguido con la dieta a base de crêpes (buaaaaaaaaaaa),  y hemos hecho excursiones a Arles, Aix en Provence, Montpellier, Nîmes y Villeneuve des Avignon. Aunque ya he ido mil veces a todas estas ciudades, me encanta repetir y mostrarles a mis diferentes invitados todos los rincones que conozco, callejear y ser su guía.

Mis padres han flipado con los quesos franceses, con las galletas de la Cure  gourmande,  el claustro de Saint Trophime de Arles y el salchichón de la misma ciudad. También con el ambiente taurino en el sur de Francia, con el dinamismo de Aix, con el cosmopolitismo de Montpellier y con la alegría de las calles de Nîmes. Han conocido a  “el poeta”, porque un día fuimos a cenar una pizza con mi amiga Palmera, y ahí estaba él cenando, han conocido a la loca camarera de montpellier del “GRORAAAAASAN”  e incluso han conocido a las búlgaras y al americano.

Ahora se acaban de ir en el autobús nocturno que va a Barcelona, el mismo cogeré yo dentro de tres semanas justas, y ahora mi casa se vuelve a quedar vacía… Me voy a dormir. Mañana toca peluquería (toda una inversión económica en Francia).

Próxima parada: Dos canarias en Marsella, excursión del lunes de Pascuas!!

dscn1103

dscn1230

Anuncios