Ayer fui al cine a ver Genova, de Michael Winterbottom, titulada en francés un été italienne. La historia de un padre que, tras la muerte en accidente de su mujer, con sus dos hijas delante, que sobreviven al subsodicho accidente, decide cambiar de aires de manera radical, y tirar para delante. La hija pequeña, que se despierta por las noches, entre gritos de angustia y lágrimas, llamando a su mamá. La hija mayor, en plena edad del PAVO, pero MUY PAVO, que decide disfrutar por todo lo alto de su verano italiano…

Y de fondo, una Génova, bellísima, que entran ganas de conocer aunque sepas que el ojo de un director bien puede hacer embellecer hasta la ciudad más horrenda.

Muy recomendable por todo: las actuaciones, la música tan bien elegida, que a veces incluso parece estar viendo un videoclip (esas imágenes de las vespas avanzando por las calles caóticas de la ciudad…), la manera de filmar, con esa inestabilidad de la cámara que en mi humilde opinión aporta realismo, aunque algunos de los que vinieron conmigo consideraron que estaba mal rodada (lo que hay que aguantar!!)

Por cierto, tuve suerte. La película no la elegí yo. Dejé a la palmera que tomara la decisión. Ella leyó, país de realización: Gran Bretaña, y protagonista: Colin Firth, y concluyó lo sieguiente: una comedia romántica inglesa!!! ¡¡¡VAMOS!!! Dijo. Yo, leí entre líneas: Dirige Michael Winterbottom y pensé: ¡¡¡CLARO, que vamos!! Obviamente, no intenté convencerla de que no se trataría de la enésima historia de amor entre Julia Roberts, Hugh Grant, etc, en Notting Hill, jijij… Que si la contaba que la pelicula estaba rodada con cámara en hombro, no iba a querer ir a verla!! Cachis…

En general, hubo opiniones para todos los gustos: EL marroquí y la palmera detestaron la película. Melanie la toulousana, y mis compañeros de clase de francés, Juan y Valeria, y yo, salimos encantados.

Por cierto, ahí os dejo el trailer.

Anuncios