Extracto de un email a mi amigo Arcadio, poniéndole al día de mis encontronazos con toda la gente aburridísima con la que he socializado aquí los cinco primeros meses de mi estancia en Francia…

(…) El viernes, me hallaba en una terraza con la Palmera y otro español conocido nuestro, y coincidí allí con las búlgaras, a las que hace un mes que intento evitar porque, sí, porque está confirmado, la palabra aburrimiento en su compañía se queda corta. Porque las saco diez años. Porque sus problemas de novios adolescentes me resultan cansinos y me apetece decirlas: Sí, tía. Te va a poner los cuernos, vas a llorar, te va  dejar, luego tú a él, y luego llegará otro y vuelta a empezar y así hasta que llegues a mi edad, rozando los treinta!!!!  La vida es dura, chica.

Y sobre todo, porque no soporto tratarme con gente racista, que detesta a los gitanos porque son como la escoria de su  país. Palabras textuales: porque en Bulgaria los gitanos son como para los franceses los árabes… Cuando escuché esta frase de su boca, no me caí de espaldas por educación. Y porque no daba crédito. Además, por partida doble, por despreciar a dos etnias de un plumazo, así gratuitamente… Jas…

Yo no me junto con calaña de este calibre. Y no tengo que dar explicaciones. Pero como me sigan tirando de la lengua tendré que activar el modo borde on: Que paso de estas tías, la élite de su país, que se vienen a estudiar a la universidad en Francia, y luego vacaciones en las playas de Grecia, y encima insultan y faltan el respeto a los que son tan o más búlgaros que ellas! … Si al menos tuvieran gracia y  me hicieran reir, las perdonaría el hecho de que no tengan cerebro, pero con ellas he pasado las veladas más absolutamente aburridas que he vivido en mi vida… Cuán sosainas son por favor, sólo saben mirarse la nariz y saberse las más guapas del cotarro…

Así que la famosa rubia del pelo zanahoria, adicta al sexo, y la otra búlgara, la que vive enfrente mío, pero prefiere mandarme sms para quedar, se acercaron a la mesa donde estábamos tomando algo.

La rubia, me habló amenazadoramente y de una manera harto ordinaria. Tanto que la  Palmera la miraba con gesto estupefacto, y me miraba a mí con gesto interrogador, así, alternativamente.

La búlgara vulgar no se acercó para preguntar, qué tal te va, cuánto hace que no sabemos de tí. Lo que se pregunta en estos contextos falsos que todos conocemos. No. Me dijo…¿¡¡cómo que me dijo!!??  ¡¡¡¡ME AMENAZÓ!! que no se me estaría ocurriendo marcharme de Avignon sin despedirme de ellas.

Pero me lo dijo de una manera que parecía que toda la mafia búlgara estaría esperándome en el portal de mi casa de Triana si no lo hacía. Para quitarme los riñones o alguna otra cosa fea de estas. Fue tan violenta, que tuve que morderme la lengua para no sacar el monstruo que habita en mí y que tu ya bien conoces, y solo dije:

Y qué pasa si no lo hago, ¿me vas a matar? –

Se quedó un poco en modo traspies on, y dijo:

Ah jaja, sí

Luego miró a la palmera y le preguntó:

-Hablas francés?

La palmera  contestó:

Y ella dijo: Vale

Yo dije: Bueno, pues nada. Incitándola a terminar la conversación y que se pirara de nuestra mesa. Pues el Bueno funcionó y se marcharon las dos.

La próxima vez que me toquen las bolas, voy a tener que sacar toda mi artillería pesada, perdón,sinceridad a relucir y decirles lo que pienso de la gente como ellas y porqué he decidido no relacionarme más con ellas. No es políticamente correcto, pero cuando la gente no entiende por qué no las llamas nunca más para quedar, e insisten e insisten, pues no queda otro remedio.

Arg, el mundo me estressa.

pd. Y para colmo, son sionistas… ¿por qué? ¿No eran unas descerebradas? ¡NO! La razón para serlo es… porque los isralíes follan (con perdón) bien (eeeeeeeeeeeeejem!!! )  ¡¡¡ Si es  las chicas que lo tienen todo!!!!

Anuncios