Gracias a mi hermano, que me ha montado los muebles de IKEA que compramos el sábado, y a mi cuñada, que ha sugerido una disposición de los  muebles totalmente opuesta a la que había en un principio, mi nueva habitación ha quedado preciosa. Tal que así:

habit

Mi nuevo espacio es pequeño, pequeño. Pero así tardo menos en limpiarlo. Lo mejor es que veo el cielo, el tejado del mercado que hay debajo, y las risas de las señoras que vienen a tomar café a las 8 de la mañana de lunes a viernes a la terraza de debajo de casa. Es justo la hora a la que me levanto, y me encanta despertarme con risas de señoras.

Anuncios