Estoy contenta. La recepción empieza a dejar de tener secretos para mí (aunque siempre aparecen clientes con nuevas preguntas sin respuesta y expedientes x), y sobre todo, empiezo a llevarme bien con mi compañero de turno.

Creo que estamos comenzando a cogernos el punto el uno al otro. Menos mal.

Anuncios