…Vacaciones hibernales en la Costa Azul con Miss Lizipaina.

DSCN2091Recién llegadas a la isla de Sainte-Marguerite, qué viva el sol en la cara

SUC53823Tomando el sol a la espera de que el barquito zarpase

SUC53829Navegando hacia tierra firme

SUC53868Omnipresente

SUC53886 Antibes dentro de AntibesSUC53636Desayunando en el café de los artistas (Saint Paul de Vence)SUC53493Oui,oui:  on etais la aussi, a Monaco!!!

Imagen0092Quiero ese rayo de sol en mi ventana

Imagen 050

Cafécito en Italia

Imagen 049 Imagen 032 Vacaciones en febrero.  Felicidad.

Anuncios

Una tarde cualquiera en Niza, durante las vacaciones de febrero. Ana y yo, pasamos por delante de una tienda de maletas y nos fijamos en el escaparate, porque tenían unas de oferta a un precio buenísimo. Algo así como 15 euros el trolley más pequeño, y 30 euros el más caro, el grande. Pero uno muy grande.

Yo, de aquellas, andaba buscando una maleta grande  para la vuelta a España (este problema ha sido resuelto gracias a la última visita de mis padres). Y Ana buscaba una pequeña. Porque la habían timado en Ryan Air, pero eso es otra historia.

Así que entramos a la tienda y le preguntamos al dependiente por las subsodichas maletas. Comienza entoncesla situación absurda número #7 de aquella semana de vacaciones en Niza:

Dependiente: ¿Estas maletas? Son una porquería

P: ¿Cómo?

D: Sí, una porquería. No duran nada. No duran ni un viaje. Con los golpes que les dan en los aeropuertos… esta maleta te llega rota. Abierta. De todo.

P: modo miedo on y pensando, ahora es cuando va a intentar venderme el juego de maletas de Samsonite por 300 euros….

D: Mira, ya verás… Te voy a mostrar…

Ana y Pilar se miran, y se dicen con la mirada, sí, seguro que  ahora es cuando va  a intentar encasquetarnos las maletas caras.

Pero no, el dependiente saca una de las maletas baratas,  la coloca sobre la mesa, y la abre.

D: ¿Ves? Una porquería. Mira, mira, qué delgada. ¡Es de cartón! No te aguanta nada. Esta maleta es para viajar en coche en todo caso. Si la quieres para viajes en avión, buf, que va. Una porquería. No te la compres. Bueno, yo te lo digo. Es una porquería.

P: Ah.

Silencio

El dependiente se queda así. Sin añadir nada más. Con la maleta delante. Con gesto de “la maleta es una porquería”, y la cabeza torcida, actitud de es todo lo que tenía que decir, buenas tardes.

Ana y yo, allí, esperando. Esperando a que nos ofreciera el juego caro de maletas. Pero él no hacía nada.

P: Bueno, pues nada. Muchas gracias. Una pena…

D: ¡De nada! Que tengáis buena tarde.

Mutis por el foro.

No entendimos nada.

Para ser exacta, no queríamos colarnos. Queríamos pagar la entrada de estudiantes. Mi carnet de la Universidad caducó en el 2006,y el de Ana, aún está vigente, aunque ella ya no es estudiante.  Pero el mío ha colado en muchos grandes museos de otros países más confiados como Austria o Eslovenia.

Así que la primera mañana en Niza, cuando decidimos visitar tres museos en un día con una media de entrada normal de 6 euros,  el plan consistía, en decir que eramos estudiantes, y enseñar nuestros  carnets. Pero resulta que en Francia la reducción es sólo para estudiantes menores de 25 años.  No sé por qué diablos discriminan a los otros estudiantes, porque hay muchos universitarios mayores de esa edad. Pero esa es otra historia.

Llegamos al primer museo, el Museo de Chagall. Vamos  a la taquilla, y decimos con nuestras sonrisas más relucientes: Somos estudiantes.

Una taquillera de unos treintaycuatro años, con el pelo rubio teñido y rizado, y una cara que nunca olvidaré, preguntó, mientras sostenía en sus manos y miraba con desconfianza el carnet de estudiante de Ana…

-¿Cuántos años tenéis?

Yo me quedé callada. Ana contestó:

– Yo tengo 25.

Silencio sepulcral. Se iba a abrir el suelo del museo y Chagall en persona iba a salir de debajo de la tierra gritando MENTIRAAAAAAAAAA.

No, simplemente, la taquillera puso un gesto con la boca que no podría describir con una palabra más simple que ANTIPÁTICO y POCO ENRROLLADO, y dijo, alto y seco:

-NO

-Ana,la pava esta  dice que no.

– ¿Qué dice que no qué, oh? (Ana es de Asturias)

-Vous avez pas 25. Repitió ella como si entendiera español.

-No, moi j’ai 28 (Intervine yo, para intentarlo arreglar un poco), mais elle, elle a 25. (señalado a Ana)

La taquillera no dice nada más, y saca los tickets. Nos hace pagar 13,50 euros. La entrada completa. Jamás me había encontrado con una taquillera con los huevos tan cuadrados! Lástima que nos pilló en frío, porque lo lógico habría sido decir, ah pues mira, si no nos quieres hacer el precio que corresponde, nos vamos. Y dadas las ingentes hordas de gente (atención atención, es una ironía) que había en el museo, igual pasaba por el aro, la zorra.

Pero no, pagamos y callamos.¡¡ Seremos lerdas!!   Y encima entramos sin las cámaras y resulta que luego se podían sacar fotos…

Eso sí, para todos aquellos que reniegan del arte contemporáneo, les recomiendo el estudio de la obra de Chagall, que si bien es verdad se que su origen no gustará a muchos lectores de mi blog, hay que reconocerle su mérito artístico. Chagall pasó gran parte de su vida en el sur de Francia, y de hecho murió en la pequeña villa de Saint Paul de Vence (que también visitamos y que otro día comento), y a pesar de los 6 euros y pico de la entrada, recomiendo visitar este museo si se está de paso por Niza.

…Sobre todo porque luego el resto de museos de Niza son gratis! Sí, señores, son gratis. Cuando salimos del museo Chagall, enfadadas y cabreadas con la taquillera pelotuda, nos dirigimos al Museo Matisse,y después de pasarnos todo el camino cagándonos en ella, y elucubrando y pensando una estrategia teatral para pasar por menores de 25 años, cuando llegamos al subsodicho museo, nos encontramos un cartelito que ponía ACCESO GRATUITO, y un folleto que informaba de que todos los museos de Niza (excepto el de Chagall), eran gratis desde verano del 2008.

Con lo cual, la cosa cambió. Y es que la cultura no es un lujo, es un bien de todos, y son  las administraciones las que deben encargarse de acercarla al pueblo y hacerla accesible. La medida de la entrada gratuita todos los días de la semana, para todo el mundo, todo el año, TODO EL TIEMPO  me parece exagerada, pero la aplaudo.

Museo Chagall de Niza:

http://www.musee-chagall.fr/

Museo Matisse de Niza

http://www.musee-matisse-nice.org/

suc53343

suc53347 Quemando energía negativa en el jardín de Chagall

suc53379

Superado ya el trauma de los 25 años, y eso que aún no sabíamos que en el museo Matisse ( a nuestras espaldas) no nos iban a cobrar entrada…

POR CIERTO, para todos aquellos lectores y lectoras que han comentado el asombroso parecido entre Ana  y yo, informarles que se debe a causas genéticas, puesto que compartimos abuelos, su madre es mi tía, y mi madre es su tía, por tanto, nuestras madres son hermanas, úsease, tras un pequeño ejercicio mental, obtendréis el resultado, voila! :  somos PRIMAS :)

Este finde, Ana (mi compañera de apartamento por unas semanas) y yo, nos hemos plantado con nuestras mochilitas en Lyon. Llegamos allí el sábado por la mañana y nos quedamos hasta el lunes por la noche.

Resumiré  en pocas líneas lo mejor:

1. Subir  a la noria en la place Bellecoeur para obtener una perspectiva general.  Y para cagarnos de miedo porque iba muy rápido, era muy grande,y estaba abierta. Hay un video demostrativo pero es demasiado humillante. Lo dejo para nuestros más íntimos.

suc529202

2. La casa museo de los hermanos  Lumière,  unos de los -varios- inventores del cine. Menuda pedazo de choza art noveau se marcaban los señores. Entre otras cosas, pudimos ver todos los cacharritos que usaban para filmar, así como sus películas, o peliculitas, como decía mi profesora de Cine de la facultad, jiji.

dscn12761

3. El albergue donde nos hospedamos. Por 17 euros teníamos habitación con baño (compartida, en total seis personas, claro),vistas increibles de Lyon,  desayuno bastante bueno incluido, y el chavo de la recepción que por iniciativa de Ana se llamaría “Diego Rumbeando” (Razón aquí http://www.youtube.com/watch?v=9wL7ji4A6Qo), y que estaba re-que-te-bue-no. Al principio nos cayó un poco tonto, pero luego ganó puntos.  También hicimos unos amigos mejicanos la mar de majos,  y unas enemigas inglesas, las dos que dormían en nuestra habitación.

dscn1426

Pero es normal que nos odiasen un poco, ya que la primera noche, monté un numerito sonámbulo digno de manicomio. Al parecer, tras estar gritando durante un rato tanto en español como en francés: ¿QUÉ PASA; QUÉ PASA???!!! me tiré de la litera (no, no sabemos cómo, pero he sobrevivido).  Lo siguiente fue subir apresuradamente a oscuras  las escaleritas que iban hacia el mini altillo donde las inglesas dormían plácidamente, no se con qué intención,y nunca lo sabremos, ya que mi querida prima tuvo el detalle de despertarme: Pilar, ¿qué haces?  para así evitar una guerra del almohadas o un nuevo conflicto anglo-español. Entonces yo me desperté repentinamente, y avergonzada dije: NADA; NADA. Para volver a mi cama actos seguido, como si NADA hubiera pasado.

El hindú que vigilaba el albergue el domingo por la noche, me declaró su amor en medio de la cocina. Ana dijo, es porque tienes rasgos hindúes. Yo sólo se que cenar al ritmo de las canciones de bollybood, los primeros cinco minutos es gracioso, luego ya cansa.

4. Lo fácil que era colarse en el metro de nuestra parada y en el tranvía.

imagen00771

5. La frase del finde: Que no se note que somos españolas ( y que acto seguido yo la cagara para que todo el mundo se diera cuenta de dónde veníamos)

6. Las rebajas del centro comercial Part Dieu:Adidas, gap, Roxy,regalitos de cumple para mi hermano…

7. Comer de bocatas todos los días, como Dios. 2 euros al día de gasto en comidas. No hay nada como comprarte un pan integral de 2 kilos, un jamón serrano de parma que no tiene nada que envidiar el español:  Sentarnos en la parada del tranvía de turno, sacar el cuchillo, cortar el pan,y ale, bon appetit, ante el desconcierto general de la gente alrededor.

8. …para luego gastarnos 6 euros en merendar como Dios manda un pedazo de crêpe en un café del maravilloso Vieux Lyon.

suc530251

9. ¡¡Hacer un amigo!!! ¡¡un amigo francés!!!! ¡¡¡Tenemos un amigo francés!!! Se llama Michel y me va a enseñar a hacer snowboard (un día de estos…)

10. Salir de “mini-fiesta” (por lo sosa que era la fiesta,y por lo pronto que nos fuimos a dormir, ya se sabe, los horarios franceses) a una bareto 60s, con una soirèe mod, donde las únicas que bailaban eran las djs modettes y … las españolas. Y lo buenos que estaban los chavales... no dábamos abasto. EN general, en Lyon, había muy buen material.

11. Lyon, una ciudad para disfrutar desde las alturas: desde las alturas de la colina de Fourviere (o algo así), desde las alturas de nuestro albergue (bendita cuesta que había que subir. Todavía recuerdo a Ana diciendo: esto nos va a dejar el culo para cascar nueces!!), desde las colinas del barrio de la Croix Rouge, desde lo alto de la noria …

suc52914

dscn1466

Ana llegó el miércoles sana y salvo. Aterrizó en el aeropuerto de Marseille, y para aprovechar la tarde, nos acercamos al centro de la ciudad y dimos una vuelta por el Viejo Puerto, comprobando con estupefacción que se parecía muchísimo al puerto deportivo de Gijón. Decidimos inmortalizarlo en el siguiente video, con espontáneo incluído y posterior ataque de risa. Hacer hincapié también en la atención que le prestamos a nuestra maleta… Si no nos pasó nada, fue porque Dios no lo quiso, jajaja…