Madre mía, o nada de nada, o todo de golpe. De repente mi vida se ha llenado de contactos y posibles amigos franco-parlantes. Hay una variedad increible, ¡estoy incluso aturdida!

1. Los mods, poperos, medio indies, como los queráis llamar.

El jueves, después de ir al cine con las profes, pasé por una conocida plaza de Avignon, centro de la movida, porque un chico español erasmus me envió un sms diciéndome que estaban todos allí, por si me apetecía pasarme. El caso es que para allá fui, di un par de vueltas buscando, y no encontré a nadie. Así que reemprendí camino hacia mi residencia, cuando al pasar por delante de uno de los bares de dicha plaza, me pareció escuchar unos sonidos un tanto sesenteros que atraparon mi atención. Los que me conocen saben que soy un friqui de todo lo yeyé, garagero y psicodélico, y que incluso atrapo una pequeña etapa ligeramente mod, de la que no sé si avergonzarme o sentirme orgullosa. Bueno, de nada hay que arrepentirse en esta vida. Ahí está y punto. Gracias a dios, ya no gasto los horteras vestidos que atesoraba en aquellos tiempos, pero lo siento, la música me sigue gustando, es que es oir un riff de guitarra o un organillo hammond y me entra un gusanillo por las piernas difícil de describir.

Así que me asomé al bar, y vi un cartel que anunciaba la fiesta: Soirée 60s, garage, psych, funkie,soul, blablabla… No cabía en mí de gozo! Pero estaba sola! Y dios, hice la cosa más friqui que he hecho nunca, pero quien quiera peces que se moje el culo ¿no?  Me pedí una coca-cola (pasaba de cogerme un pedo yo sola), y me senté a escuchar la música, que dicho sea de paso, ¡era cojonuda!

Abreviando y resumiendo. Para que luego digan que los franceses son cerrados. Una hora más tarde, me encontraba sentada en la terraza del bar, con:  una chica, que por cierto, era de orígenes catalanes y entendía perfectamente el catalá, el chico que me había invitado a unirme a ellos al verme sola, y otro chico, que era uno de los que pinchaba en la fiesta, que incluso me pidió mi número de móvil y messenger, y dijo que me llamaría para quedar alguna vez. Yo, alucinando en estéreo.

Pero siendo ya la 1 de la madrugada de un jueves, y teniendo que trabajar al día siguiente, me recogí como las personas de bien, agradecí su simpatía, y nos despedimos con un “A bien tôt!”

2. Los de mi resi

Resulta que a un chaval de la residencia,  se le ocurrió la maravillosa idea de organizar una fiestecilla para conocernos todos, todos los que fuimos, que de unas cien personas o más que viven en la residencia, fuimos 20 como mucho. Pues, la fiesta fue ayer, y lo pasé pipa. No es que fuera un fiestón, pero me sirvió para hacer nuevos amigos: una búlgara, una pareja de Brasil, un marroquí, dos francesas, un americano (que es un monada, oh my god, qué cosa más linda. Pero parecía interesado por las francesas, jajaja, what a pity!), un alemán, otro francés que quería que le hablara en español todo el rato, … y creo que no me olvido de nadie más. Después de la fiesta en la resi, nos fuimos por Avignon, primero a una terraza y luego a una discoteca infame donde un gorila me hinchó las narices al decirme de muy malos modos que tenía que dejar el bolso en el ropero, así que le dije anda y que te folle un pez y me volví a casa, acompañada por la búlgara, a la que los tacones le hacían daño, y los brasileños, que tenían sueño y además, les gusta el metal, así que tampoco pintaban mucho enla discoteca infame, como yo.

Ahora aquí, sirve de enlace para el tercer elemento, mi visita al baño del bar del centro de Avignon en cuya terraza nos sentamos.

3. El poeta bohemio

Pues como digo, entré al bar para ir al baño. Era uno de estos baños tan comunes aquí, que son mixtos. Así que en el lavabo, esperando para entrar, estaba un muchacho al que ya he visto varias veces por mi barrio, que es el de les teinturiers como se escriba, y que sinceramente, pensaba que estaba un poco loco, y bueno, lo sigo pensando.

La cosa se desarrolló más o menos así. El me hablaba en inglés, yo le respondía en francés y él no me entendía. Pero me preguntaba sin parar que si había venido con más amigos. Yo le decía, sí, me están esperando en la terraza…

Oh, mais tu est tres charmant!!!  blablablablabalala

¿Qué? No te entiendo, I dont understand you…!!! Je ne comprends pas!!!

Oh, please, come here a moment, blablabala (quiere decir que no le entendía),friend, come here, blablabalalaba,  because here is my friend.

Voy allí donde me decía (me pillaba de paso de la que salía del bar), y en la barra está un amigo suyo que parece más cuerdo que el chaval este en cuestión. El caso es que me estaba riendo y mucho con la situación tan absurda. El chico me preguntaba que qué hacía mañana. Yo le respondía en inglés, pero el no me entendía, y entonces su amigo cuerdo se lo traducía. O sea, dantesco. Al final, me invitaron a una fiesta hoy, y yo les dije que no sabría si podría ir porque tenía una cena con españoles, pero que si les invitaban a ellos también seguramente fuéramos. Total, que terminé apuntando su móvil (que me lo dió su amigo cuerdo,porque él no se lo sabía) y quedamos en que le mandaba un sms para darle mi número.

Le dije: Pero me parece que tú estás un poco “fou”, crazy, eh? Y su amigo me decía: Es que es un poeta, escribe super bien…! ¡De verdad!

¡ACABÁRAMOS!  Un poeta! Lo que me faltaba para el bote, jajajaja… Pero me apetece, un poeta, francés, bohemio y poco loco. Puede ser divertido. Y muy interesante para mejorar mi francés, ¿eh? :P

El poeta dijo: No, no estoy loco. Lo que pasa es que soy capaz de ver la belleza en las cosas sencillas, y tú est so Charmant (o algo así)… ¿How do you say charmant in spanish? Le preguntaba a su amigo… Y su amigo dudaba… no se… Es como nice, creo…

A todo esto, yo tenía a la asamblea de la ONU sentada en la terraza, y hacía 10 minutos que había ido al baño. Igual comenzaban a preocuparse o cuanto menos, impacientarse, porque estaban deseosos de irnos todos a la discoteca infame. Así que me despedí del poeta y su amigo mulatillo. El poeta me tomó delicadamente la cara, y me dio lenta y muy tiernamente dos besos en las mejillas…

Estos franceses, cuando quieren, claro que saben como saben ligar…

pd.  Por supuesto, le envié un sms con mi número. Por supuesto, contestó, con un sms propio de un poeta. Jesús…