Estoy mala, muy mala, pero feliz, muy feliz.

Anoche me tuve que dormir con la cama cabeza abajo para que me bajara el muro ultrasónico de mocos que se me había formado. Como soy una hipocondríaca que ríete tú de Woody Allen, hubo un momento que llegué a pensar que iba a morir axfisiada. Esta mañana me he levantado con fiebre, y lo siento, he tenido que llamar a Magali, mi alumna de los miércoles, porque por siete euros la hora, yo no me adentro en el viento huracanado mistral para atravesar Avignon y llegar a la universidad, hacer el esfuerzo de preparar una clase, ect, ect…

En cambio, me he puesto dos jerseys, unas botas, el super abrigo, y he salido a la farmacia, dispuesta a sobre-doparme. Allí he adquirido el kit de la acatarrada hipocondríaca, compuesto por: spray de agua de mar para descongestionar, pastillas miel-limón para la garganta, y también, por sugerencia de la farmaceútica, y ante mi insistencia en que “je ne peux pas respirer”, unas pastillas que se disuelven en agua hirviendo y haces vahos con ellas, descongestionando así la nariz, un poco, que para los milagros hay que a ir a Lourdes.

Cuando he ido a pagar, la tarjeta no pasaba. He pensado, mierda, me han pasado ya las facturas de luz, agua y etcetera de la residencia, y me han dejado pelada… He dicho a la farmaceútica, voy al banco a ver qué pasa. Me ha mirado con cara de te voy a explicar lo que pasa, que estamos a fin de mes. Eso es lo que pasa.

Cuál ha sido mi sorpresa en el banco, al salir el recibito del cajero, que nada más lejos de la realidad, de estar sin fondos nada… ¡¡¡ME HAN PAGADO YA!!!! Y como no me había gastado todo lo del mes de noviembre, tengo una cantidad bastante maja en el banco!!! Para aguantar diciembre con tranquilidad, nada de alegría fuera de contexto, no nos volvamos locos…  Pero estoy muy orgullosa de mí misma.  No sé que c*** le pasó a la tarjeta, pero yo saqué dinero en efectivo y fue directa a la farmacia a pasárselo por las narice a la farmaceútica e irme a casa con mi kit de acatarrada hiponcondríaca.

Tengo que escribirles a las niñas del exclusivo colegio gallego (https://jabolkaelstar.wordpress.com/2008/11/10/¿y-para-comprarte-ropa/) para decirles que sí, que he podido sobrevivir con 780 euros, y que hasta me he comprado ropa y todo, un vestido y una chaqueta en el H&M, jajaja…

Anuncios

Conversación con los -superpijos- alumnos españoles -de un exclusivo colegio- que han venido a pasar una semana de intercambio con mi colegio.  Concretamente con un grupo de niñas (muy simpáticas, todo hay que decirlo):

Niñas: ¿Y sabes francés?

Yo: Muy poco

Niñas: Y ¿se gana mucho como asistente de español?

Yo: No, se gana muy poco. Gano algo más de 700 euros

Niñas: Oh!! Eso es muy poco.

Niña 1: ¿Y cómo puedes vivir con eso?

Yo: Bueno, en Francia hay muchas ayudas, tengo una ayuda para el alquiler

Niña 1: ¿Y la comida?

Yo: Vale lo mismo que en España

Niña 1: ¿Y para comprarte ropa?

Yo: No me compro ropa

Niñas: (Cara de espanto)  OOOOOOOOOoOOOOOOooooOOHHHHHHHH!!!

Casi me meo de la risa…