La de cosas que se aprenden y se descubren comprando la caja de cinco cds recopilatorio de “La Nouvelle Chanson française”… ¡Qué 23 euros más bien invertidos! (Sobra decir que encontrar y bajar música francesa cuesta la de dios, y no en dinero, sino en esfuerzo…)

De la que me estaba tirando de los pelos por lo que ha pasado con la oposición (aunque aún no he perdido la esperanza, y bueno, creo que al menos como interina sí que trabajaré, pero eso SIGNIFICA RETRASAR MÁS MI MARCHA DE CANARIAS, GRRR), me llamó al teléfono un número francés, pero no me apetecía una mierda descolgarlo así que dejé que saltara el buzón de voz.

Intrigada por la curiosidad, al cabo de un rato, llamé para escuchar el mensaje…A la primera no entendí ni papa. A la segunda…  Bonjour Pilar, c’est Gael, du Passagers du Zinc, luego entendí algo de tu laissè ton numero, si habia un voiture, si quieres que te lleven al concierto de The Do y Herman Dune, tienes que estar  confirmar vitement, y llámame al ti-ti-ti-ti-ti, y atención ahora que llega el momentazo Gilipollas del día: soisante dixvuit, y yo copio entonces: 98 (los números en idiomas no son lo mío).

Llamo presa de los nervios al número que me había dicho,  porque se me acaba el tiempo y quería ir al concierto, y el número que me había dicho dale que te pego que me saltaba una señorita diciéndome que estaba mal. Me entra entonces la paranoia. Pero soisantdixvuit ¿¿¿¿qué p*** número de los huevos era???, Cuánta más prisa tenía, menos pensaba y más me bloqueaba. ¿Era 78? ¿Era 88? Como una loca probando, hasta que caí en la cuenta que era el 78, y ¡¡¡¡por fin me contesta el Gael dichoso!!!!!!!

Resumiendo, había un coche que me llevaría a la sala de conciertos donde Cristo perdió el mechero.  Un chico llamado Pierre, que trabaja en esa asociación Passagers Du Zinc, ayudando en los conciertos con la taquilla y esas cosas, fue el encargado de llevarme. Ahí nos ves, dos desconocidos. El chaval se portó, ya que además de llevarme , se preocupó por mí en todo momento (mi entrada debía venir con servicio de apadrinamiento incluído), me dejó esperar (porque llegamos mucho antes de que abrieran las puertas) dentro del recinto hasta que empezara el concierto, y al final me buscó como un loco para llevarme de vuelta a casa, y encima el pobre me dejó casi en la puerta … Vamos, lo mismo que tener un novio pero sin sus inconvenientes, jaja…

Los grupos estuvieron genial. Herman Dune se salieron, mucho mejor de lo que me esperaba, y eso que mis expectativas eran altas… Qué letras tan requetebonitas escribe Yaya Herman Dune… Hace que se me salten las lágrimas y me acuerde de tíííí, Asaf !!!  y The Do, me dejaron alucinada porque no me esperaba el show que montaron, simplemente precioso.

Herman Dune tocó dos de mis favoritas… Van por tí ;)

My home is nowhere without you

This is why I always wonder
I’m a pond full of regrets
I always try to not remember rather than forget

This is why I always whisper
When vagabonds are passing by
I tend to keep myself away from their goodbyes

Tide will rise and fall along the bay
and I’m not going anywhere
I’m not going anywhere
People come and go and walk away
but I’m not going anywhere
I’m not going anywhere

This is why I always whisper
I’m a river with a spell
I like to hear but not to listen,
I like to say but not to tell

This is why I always wonder
There’s nothing new under the sun
I won’t go anywhere so give my love to everyone

Tide will rise and fall along the bay
and I’m not going anywhere
I’m not going anywhere
People come and go and walk away
but I’m not going anywhere
I’m not going anywhere

Ayer fui con los vallisoletanos a una soirée de grupos avignonenses en la sala pequeña de Passagers du Zinc. Si recordáis, en uno de los primeros posts, os comenté que esta sala programa conciertos muy muy buenos.

Por ejemplo, para el 21 de noviembre, úsease, un día después de mi aniversario, vienen a tocar dos grupos franceses (podéis entrar en sus myspaces desde los nombres, lo he enlazado), the dø, a los cuales no tenía el placer de conocer, pero suenan muy bien, y Herman Düne, que me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan absolutamente.

Passagers du Zinc tiene dos salas para conciertos. Una, relatimente cerca del centro, se puede llegar andando, y otra, donde Cristo perdió el mechero, a la cual no puedes llegar si no es con medio de transporte motorizado. Habéis adivinado, el concierto en cuestión es en subsodicha sala.  Paso de ir en bici por esos barrios perdidos, ante el evidente riesgo de que en medio de la noche me den el palo, me violen, me maten, me hablen en francés y no entienda ni papa, les grite en español y se alteren aún más, y pa encima, me roben la bici, que el extraradio de Avignon es muy chungo, y mi bici, muy golosa…

Si añadimos el hecho de que es imposible llegar en autobús al lugar, además de, en primer lugar, pensar claramente que Passagers du Zinc son gilipollas por poner los conciertos en un sitio inaccesible, y en segundo lugar, de afirmar que en Avignon tienen muy mal organizado su sistema de transporte público, la otra cuestión que salta a la vista, es que yo me iba a quedar sin ver a mis Herman Düne.

Pues como decía, ayer fui con los vallisoletanos a la soirée de conciertos avignonenses. Nada digno de destacar, aparte de las hordas de adolescentes amigos de los grupos que tocaban, que nos hacían parecer la tercera edad a su lado. Lo importante, es que, al salir de los conciertos, que no esperamos a que terminasen, ya que el grupo de metal era demasiado para nuestros oidos, arranqué el poster de Herman Düne que anunciaba su concierto, y mientras le comentaba a vallisoletana1 que parecía una puta fan haciendo estas cosas,se me ocurrió una idea…  Les dije que me esperaran un momento, y con dos narices, me acerqué al vestuario, donde estaba los que cogían las entradas.

Me acerqué a uno de los chavales que había allí, le conté mi vida y milagros, que me encantaba Herman Düne, que no tenía coche, puse cara de pena, puse aún más cara de pena, y no tuve ni que pedir ayuda. Qué maravilla. Me dijo, pues mira, debes decírselo al “jefe”, o algo así dijo. Y señaló a un chaval que discutía acaloradamente con otro. Yo dije, Ok j’attends. Y eso, esperé a que terminara su discusión.  Termina, se vuelve sonriente hacia nosotros. El rubio de la taquilla le cuenta la vida y milagros que le conté yo previamente, que si no podían buscarme un hueco en algún coche para ir y no se qué. El jefazo de Passagers du Zinc saca un cuadernito de no se donde, y me lo da para que apunte mi email, mi móvil (por dios que no me llamen que no voy a entender ni media palabra!!), y me pregunta  mi nombre y por supuesto, apunta mal mi nombre. Si mi email es pilarmalonsezarroba blabla, el me apunta como Pilarm…. ¡¡¿Pero qué clase de nombre de los coj**nes es ese?? ME RINDO!!!. Le doy un millón de veces las gracias y nada, a ver si hay suerte y me hacen un hueco…

No quiero ser negativa, pero viendo como funcionan de momento las cosas, seguro que el cuaderno cae en el olvido, nadie tiene un sitio en su coche, no hay concierto de Herman Düne para Pilar y me ahorraré los 20 euros que vale.

Apuestas.

l_34e457afc8a371be01aeeec23b46c9f3

Sigo en Barcelona.

Lo mejor que estoy sacando de nuestro “Poeta” son sus recomendaciones musicales… porque gusto, tenemos el mismo -buen- gusto para la música. Lástima que de momento se aburra con mis conversaciones d’enfant de cinco años y no tenga paciencia para repetir las frases con una estructura gramatical más sencilla, petit con…

Aquí dejo un video de Damien Saez (es francés, no os dejéis engañar por el apellido…). Ana, si lo ves, verás que es un video que han hecho con la -infame- película “Jeux d’enfants” (O “Quiéreme si te atreves”), que vimos muchos años ha en el Festival de Cine de Gijón…. Al parecer utilizaron esta canción para la banda sonora de la película

¿En qué cabeza cabe montar una supersala de conciertos en un lugar al que sólo se puede acceder con el coche? Los autobuses terminan a las 19 y los conciertos empiezan a las 21.

¡¡¡Pero qué mierda es esta!!??? ¿Me lo explica alguien?

Esta es la sala en cuestión,

http://www.passagersduzinc.com/

Y este el concierto al que quería ir HOY y al que no podré ir, debido a este pequeño fallo…

http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendid=264420709

Thomas Dutronc, hijo de Jacques del mismo apellido, y Françoise Hardy. Menudos genes, ¿A qué sí?

Y por si fuera poco, de telonera, esta señorita, de nombre Marie Modiano, que también prometía…


Pedazo concierto me voy a perder… ¿Veis cómo necesito una bici?

Actualizo: para decir que he salido a cenarme mi primer crêpe!!! Avec la confiture de mandarine… mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmhhhhhh… Buenísimo!!!