Yo entré en aquel autobús infernal muy dispuesta a huir del americano y pillar dos sitios para dormir a gusto. Mi gozo en un pozo. El autobús iba abarrotado y no había apenas asientos libres, y ni mucho menos había dos sitios  seguidos para repanchingarme.

Así que sin mejores opciones, tuve que sentarme al lado de un señor que ocupaba su asiento, y parte del mío. El americano, se sentó al lado mío, pero al otro lado del pasillo. Hizo un comentario que me hizo reir. Y durante un instante, me vinieron a la mente, tiempos mejores de nuestra “amistad”. Cualquier tiempo pasado fue mejor

Peor no se podía estar en aquella mierda de lugar. Con aquel hombre invadiendo mi intimidad, aquel autobús apestando, y mi super mochila tamaño XXL con el ordenador (por eso no la dejé en el maletero), no tenía apenas espacio para relajarme a gusto y ya me imaginaba sin pegar ojo hasta las cinco de la mañana, que llegábamos a Barcelona.

Entonces, al cabo de una hora, la persona que estaba en el asiento delante mío, se bajó. Quedaron entonces dos sitios libres. Dándole una hostia para despertarle, avisé al americano para que cogiera los sitios. Porque llegados a este punto, prefería rozarme con él, que con el paisano de al lado. Jeffrey se cambió corriendo. Por un momento pensé que se iba a coger los dos asientos para él solo, y ya estaba imaginando una manera de ahogarle desde mi asiento de atrás, porque tardó algunos minutos en mirarme y decir, con la boca chica: ¿Te quieres poner aquí conmigo?

AAAAAAAAAAAah, creía que no me lo ibas a decir, chaval!!

Ni corta ni perezosa, me levanté, y me senté junto a él. Y así fuimos el resto del viaje,¡¡¡ juntos hasta el final oiga!!!!!!!!!!!! Si esto hubiera sido una historia de amor, ¡¡¡habría resultado de lo más romántica!!!

Por un momento, me dio pena todo lo que había pasado entre nosotros. En el fondo, Jeffrey me caía bien. Era un tío inteligente (claro, no olvidemos que es de una raza superior), podía hablar con él de muchas cosas, y me hacía reir (  no mucho, pero algo). Pero luego me acordé de todas las traiciones sociales que me había hecho, con el gilipollas de Adrien (aka el gusano francés) y todas esas fiestas a las que el siempre iba y nunca me invitaba… Así que no permití que se me ablandara el corazón. Lo siento. Con la edad, me endurezco.

Conseguí dormir un poco, ya más cómoda. Y cuando entramos en Barcelona, Jeffrey y sus amigas se bajaron en la estación Norte. Le di mi móvil español porque me lo pidió.  Pero creo que no debió recibir jamás mi sms en su móvil francés, porque jamás se supo de él.

Lo último que he sabido es que, después de borrarlo del facebook, él me ha vuelto a agregar. Y yo le he ignorado. Otro que no entiende cristiano. Ups, perdón… ¿Cómo va a  entenderlo?… Si es judío.

Anuncios

Una tarde cualquiera en Niza, durante las vacaciones de febrero. Ana y yo, pasamos por delante de una tienda de maletas y nos fijamos en el escaparate, porque tenían unas de oferta a un precio buenísimo. Algo así como 15 euros el trolley más pequeño, y 30 euros el más caro, el grande. Pero uno muy grande.

Yo, de aquellas, andaba buscando una maleta grande  para la vuelta a España (este problema ha sido resuelto gracias a la última visita de mis padres). Y Ana buscaba una pequeña. Porque la habían timado en Ryan Air, pero eso es otra historia.

Así que entramos a la tienda y le preguntamos al dependiente por las subsodichas maletas. Comienza entoncesla situación absurda número #7 de aquella semana de vacaciones en Niza:

Dependiente: ¿Estas maletas? Son una porquería

P: ¿Cómo?

D: Sí, una porquería. No duran nada. No duran ni un viaje. Con los golpes que les dan en los aeropuertos… esta maleta te llega rota. Abierta. De todo.

P: modo miedo on y pensando, ahora es cuando va a intentar venderme el juego de maletas de Samsonite por 300 euros….

D: Mira, ya verás… Te voy a mostrar…

Ana y Pilar se miran, y se dicen con la mirada, sí, seguro que  ahora es cuando va  a intentar encasquetarnos las maletas caras.

Pero no, el dependiente saca una de las maletas baratas,  la coloca sobre la mesa, y la abre.

D: ¿Ves? Una porquería. Mira, mira, qué delgada. ¡Es de cartón! No te aguanta nada. Esta maleta es para viajar en coche en todo caso. Si la quieres para viajes en avión, buf, que va. Una porquería. No te la compres. Bueno, yo te lo digo. Es una porquería.

P: Ah.

Silencio

El dependiente se queda así. Sin añadir nada más. Con la maleta delante. Con gesto de “la maleta es una porquería”, y la cabeza torcida, actitud de es todo lo que tenía que decir, buenas tardes.

Ana y yo, allí, esperando. Esperando a que nos ofreciera el juego caro de maletas. Pero él no hacía nada.

P: Bueno, pues nada. Muchas gracias. Una pena…

D: ¡De nada! Que tengáis buena tarde.

Mutis por el foro.

No entendimos nada.

No he comentado que tengo una nueva misión. Me queda un mes y estaré contenta de hacer nuevos amigos y también de  darme cabezazos de rabia porque cuando estoy a punto de irme es cuando encuentro la gente con la que más a gusto me encuentro.

Pero mi misión es otra. Ahora tengo que ayudar a estas nuevas personas que entran en mi vida y que no conocen a nadie en Avignon, a encontrar su sitio y encontrar amigos más rápida y fácilmente que yo.

Así que ayer cité a la palmera y a Melanie la toulousana para ir a cenar. También vino el chico marroquí, amigo de Melanie, que ahora ya se que se llama Ayoub :D  Nos fuimos a cenar al bistrot del cine Utopia y estuvimos casi tres horas hablando y riéndonos, y se cayeron todos muy bien entre ellos, así que creo que me puedo morir tranquila.

Bueno, todavía no. Aún sigo siendo el enlace. Podré morir tranquila cuando Palmera y Toulousana se comuniquen entre ellas con sus móviles e emails, sin tenerme a mí como intermediaria.

Otra cosa que no se si hacer, es presentarles a las búlgaras y al americano.

Las búlgaras no son más que unas niñas pijas multimillonarias, más sosas que una abuela, egocéntricas como ellas solas, todo el día haciéndose fotos con morritos y en fin… demás chuminadas que algunas hacen cuando tienen 20 años  ( y treinta, también. Vamos, que no va con la edad. Es que son así y punto.) . Después del viaje a París, me cargaron del todo.

El americano se está portando como un mongolo y hace ya varias semanas que paso de él. Con su amiguito Adrien (el cual le presenté yo, por cierto) ¿Os acordáis de él? , se han ido a esquiar y a hacer snowboard una semana, a los Alpes, sin ni siquiera invitarme a mí, sabiendo que yo tenía ganas de aprender. Además, el americanoa ha salido varios sábados sin avisarme, y anoche, estrenaba apartamento nuevo en la misma residencia, e hizo una fiesta para inaugurarlo. Yo me lo encontré el jueves por la tarde y no me dijo nada de la fiesta.

En cambio, ayer a las 22:30 me envió un sms para decirme que si quería pasar por su casa a tomar algo. Se debía pensar que yo estaba en mi apartamento, sin nada qué hacer, mirando al techo o algo así. Ni me molesté en contestarle, a este mongólico de mierda, porque estaba cenando tan feliz en el café Utopia y no iba a perder ni un minuto de energía en enviarle un sms de respuesta. Y cuando entrábamos la Toulousana y yo a la residencia a eso de las 23, nos encontramos con toda la gente que salía de la fiesta… Es decir, que me había invitado media hora antes de terminar el mogollón… ¿Se puede ser más imbécil y maleducado?

Pero a pesar de todo, me encantó encontrármelo en ese momento. Le dije, “ay perdona por no contestarte al sms pero estaba cenando y no iba a poder ir de todos modos”. GILIPOLLAS (añadí en mi pensamiento).

Estaba por allí revoloteando, ese gusano asqueroso que es Adrien, el francés más gilipollas que he conocido en mi vida (y son tantos…), y quiza una de las personas a las que más asco he tenido jamás, por lo falso, interesado, y narcisista que es. Claro, se presentó el solito a Melanie, no me dejó ni tiempo para presentarsela yo. PAYASO.

Y cuando Jeffrery nos preguntó si ibamos con ellos al Delirium (ni jarta de vino me voy con vosotros), y le contestamos que íbamos a ir mañana, ya tuvo que poner la puntilla esa oruga apestosa de Adrien, diciendo: Mañana es mañana, y hoy es hoy y estaremos nosotros. El americano como un eunuco  pelota le rió la gracia, y yo miré a Adrien muy seria y  sin hacer ni un solo gesto, haciendo mía esa máxima de no hay mejor desprecio que  no hacer aprecio, y le dije simple y tajantemente: No.

No había nada más de lo que hablar, me estaba cabreando y Melanie me miraba con gesto desconcertado, y yo sólo me quería ir a la cama, así que di por terminada la conversación, y nos despedimos, ellos de fiesta,  y nosotras, a dormir.

Y hoy, reflexionando un poco sobre todo esto, pienso, qué mala suerte he tenido. He estado perdiendo el tiempo durante cinco meses, juntándome con gente que no me ha aportado nada de nada a nivel personal, con la que me he aburrido el 80% del tiempo, y si no me he aburrido (porque con el americano tampoco es que me aburriera), me han pegado las puñaladas traperas a saco. Y ahora, cuando queda un mes para que todo se acabe, de repente, doña Exigente Social (o sea, yo), encuentra gente con la que por fin se encuentra bien, se encuentra cómoda, puede hablar de cosas interesantes, reirse, hacer planes interesantes, ect…

Una mierda todo. Si os lo dije yo, que seis meses no dan para nada.

Menos mal que casi todos mis mejores amigos españoles (e italianos, jaja), han venido a visitarme, a acompañarme en  mis viajes para conocer el país y a ayudarme a dejar algunos buenos momentos para el recuerdo de mi estancia en Francia.

Tengo ganas de volver a España.

Este es el artículo más demagogo e imbécil que he leído en mucho tiempo, y como talibán cultural que soy, no comparto ni una de sus tesis:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/cultura/masas/elpepusoc/20090303elpepisoc_1/Tes

1. Si las visitas en el Museo del Prado han aumentado, me corto un brazo a que se debe al turismo extranjero, ya que el Museo del Prado es el más popular en España. Y si no, pregúntale a cualquier persona no-española, si conoce algún museo. A ver qué te contesta. Afirmar que el interés por cuestiones intelectuales y culturales entre los españoles ha aumentado, porque han aumentado las visitas al Museo del Prado, me parece de una simplicidad vergonzante.

2. Los taquillazos han conseguido la difícil conjunción de calidad y popularidad. ¿Ah sí? Joé, y yo sin enterarme. Quizá entonces debería no haber ido al cine a ver la Extraña historia del fulano ese, para así poder creerme dicha afirmación. Porque sinceramente, creo que los taquillazos siguen siendo eso. Taquillazos.

3. La guinda la pone Lejos de la decadencia, somos más listos que nuestros abuelos y bisabuelos. Millones de mujeres están mucho mejor educadas que lo que las generaciones anteriores podrían haber soñado, y sus habilidades mentales están mucho más desarrolladas gracias a su incorporación al mercado de trabajo”.

Luego explica que cuando habla de inteligencia se refiere a una mejor adaptación al medio. Por lo tanto, no puedo estar más en desacuerdo. ¿Más inteligentes que nuestros abuelos? ¿Que nos adaptamos mejor al medio de lo que lo hicieron nuestros abuelos y abuelas? CLARO, CLAROOO… Es obvio. Resulta lógico pensar que gracias a esta inteligencia nuestra que nuestros abuelos no tenían, nos adaptemos mejor a nuestras cocinas modernas con lavavajillas y microondas, o a nuestros desplazamientos tan cómodos en coche a todos lados. Habría que ver como esta inteligencia nuestra nos permitiría adaptarnos a las condiciones de vida de nuestros abuelos, bisabuelos, y tatarabuelos varios… ¡AH! ¡Perdoón! Que nos va a tocar hacerlo… de aquí a unos meses, con la gorda que se nos viene encima. Veremos cómo funciona entonces nuestra gran inteligencia de personas del siglo XXI.

En España, les guste o no les guste a los autores de este artículo, los libros, las películas, el cine, el teatro, la danza, LA CULTURA siguen siendo caros, siguen siendo inaccesibles para la gran mayoría.

Ya podíamos aprender de Francia. Donde puedes comprar novedades literarias desde 5 euros, clásicos literarios desde 1’5 euros. Ir a un buen espectáculo de teatro o de danza por un poco más, o comprarte una peli de calidad en dvd por 5 euros.

En otras cuestiones, Francia no nos adelanta (porque la cantidad de pobres que se ven por la calle es para flipar, pero esa es otra historia… ¿será que se lo gastan todo en cultura? jaja)

En cultura, estamos a años a luz. A ver si aprendemos un poquito.  Ya que tenemos la inteligencia para ello… habrá que aprovechar.

 

Para que quede constancia, aquí dejo una instántanea,obra de Petya, donde , además de mi indumentaria totalmente Lucy Lee en la pradera NORTEaméricana (jaja), se aprecia la tapicería del sofá, sino totalmente igual, casi idéntica, a la de mi abuela, ahora de mi tía, así como el reloj del Americo-checo, y las esplendorosas luces del Delirium Tzigane :)

 

img_0569

Después de un exhaustivo estudio y análisis y un interrogatorio vía comentarios al señor Curasán, ha quedado desvelado el misterio y podemos respirar tranquilos, que el blog no corre peligro de ser la comidilla de todos los asistentes de la Academie de Montpellier… El misterioso lector de “Nîmes” no era otro que, el ya mencionado, amigo Curasán! El compatriota también en territorio francés.

El mapa se ha vuelto totalmente loco y le ha asignado la villa taurina de Languedoc como residencia. ¡Espero que al menos tu señora esté a gusto allí abajo en el sur! jaja… Y habrá menos nieve por esas carreteras, ¿no? Igual os teníais que plantear la mudanza en serio :P

Ahora queda otro misterio por resolver… Y es, ¿Quién entra desde Las Palmas? No es mi amigo Arcadio…

TO BE CONTINUED…

Y ahora me voy al Deca-tolón a comprarme unos guantes chachis, que los guantes chachis que me compré en el Deca-tolón de Barcelona, los he perdido. Claro…

Pobrecita, seguro que tu vida corrió grave peligro…

Aguirre: “Perdí las alpargatas, salí descalza y pisé bastantes charcos de sangre”

http://es.noticias.yahoo.com/5/20081127/tpl-aguirre-perd-las-alpargatas-sal-desc-679ba16.html