¿Os he dicho alguna vez lo mucho que odio a los bancos?

Y especialmente… ¿A los bancos Franceses?

60 Euros me va a costar cerrar la cuenta gracias a la rapidez y eficiencia de CREDIT AGRICOLE (bien grande lo pongo), y encima la zopenca de Magali Melona (se apellida Mellone) que después de que mi consejera Farbine me dijera que una transferencia internacional para devolverme mi dinero restante en cuenta no sería demasiado, ahora la Melona esta como digo, que dice que no merece la pena mandarmelo de vuelta porque los costes son muy elevados….

Si ya sabía yo que cuando la Societé General me regaló aquellos 46 euros al cerrar la cuenta en su banco, Francia me los iba a reclamar por otro lado….

Malditos gabach… Digo, Ay, qué majos que son estos franceses, qué majos que son, madre mía. Qué fácil es hacer papeles con ellos.

suc549531

La última cena en Avignon, con dos de las personas más importantes que encontré allí

El viaje de vuelta Avignon-Barcelona resultó ser lo más parecido a un viaje con destino al infierno. En un autobús sin sitio para estirar las piernas, que apestaba a gente durmiendo…

Pero antes de eso, pasó lo increible… Las búlgaras se plantaron allí para despedirse, por sorpresa!!!! O quizá debiera decir, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡a traición!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Yo esperaba con mis amigas Farina y Veronique, que me habían acompañado las últimas horas (cenita en las tartines caras y demás),  la llegada del autobús que me sacaría de Avignon. El americano ya estaba allí también. Con las dos amigas con las que se iba a Barcelona.

Entonces, las vi. Caminando como dos pavos reales, con Galina,la pelirroja ordinaria, en cabeza, a buen paso, y la otra, casi persiguiéndola.

Se acercaron ufanas, saludaron a Jeffrey (era por él que sabían a qué hora salía el autobús). Galina se acercó a mí, y con esa sonrisa de tía rara, no se si falsa, demasiado inocente o qué coño, me dijo: Ah, así que al final ¿te ibas sin despedirte no?

Esto fue lo justo para que mi paciencia se agotara. Parece que soy la única persona en la tierra que decide pasar de un grupo de gente porque no se amoldan a sus gustos sociales y para pagar por ello, es perseguida hasta redimir su pecado.

Como digo, esto hizo que mi paciencia se agotara.

Como pude, en francés, le dije a mi querida Galina algo así como que he intentando, con modos a mí parecer, muy políticamente correctos, que entendáis que prefería ir a mi aire. No lo habéis entendido. Entonces tendré que pasar a los modos políticamente incorrectos. Así que ya así, a saco, te digo, que me aburría con vosotras y que realmente no teníamos absolutamente nada en común, y si todavía no te has dado cuenta de esto, es porque no te has esforzado un ápice en conocerme de verdad. Lo cual, quiere decir, que, tenemos diferentes conceptos de la amistad. ¿Has entendido ya el porqué de todo?

Galina sonríe, se queda así como congelada, y dice: Ah… Pues bueno, buena suerte en todo, y ya nos veremos en alguna excursión.

Yo: ¿En alguna excursión???????? Cara de ¿qué dices, tía?

Entonces llegó Petya, se acercó, con esa cara de que no ha matado una mosca pero las mata callando, y se acercó a despedir. Ya harta de las dos, la di dos besos y bueno, prácticamente la volví la cara y seguí hablando con Farina y Veronique.

Se que no está bien, pero toda esta situación, me tenía muy muy desgastada, y por mi forma de ser, no puedo ser una falsa que sonríe y dice chorradas para quedar bien. Tampoco me apetecía malgastar mis dos últimos meses en Avignon con esta panda de insípidas. Así que decidí ignorarlas un poco, pero ellas parece que no lo quisieron entender, o su cultura balcánica o que se yo no se lo permitió entender. En definitiva, todo esto me pasa por no hacer caso a mi intuición cuando aquel día que me presenté a Petya en la puerta de la resi, algo me dijo que no que no que no, pero yo no le hice caso, porque no hacía más que repetirme a mí misma, tienes que esforzarte y hacer amigos, tienes que esforzarte y hacer amigos…

A partir de ahora, prometo hacer caso a mi sexto sentido.  Prometido.

Pues sí, señores, última jornada en el país galo. A eso de las tres terminará mi último día de clase, volveré a casa, limpiaré a toda leche, ultimaré detalles de maletas y demás, y recibiré  a Veronique y Farina, que se han ofrecido a pasar conmigo las últimas horas de estancia…

Casi a la medianoche, cogeré el autobús destino a Barcelona. Y no iré sola. No. Recordad. El americano vendrá conmigo. El, y tres amig@s más, y a dios pongo por testigo que como uno de ellos sea aquel francés tan imbécil (se han hecho inseparables) que le presenté una vez, y tenga que hacer el viaje  aguantándole, es muy probable que la police me baje del autobús antes de llegar  a Perpignan, por homicidio.

Menos mal que mis amigas me van a acompañar hasta el mismisimo autobús, luego allí me colgaré los auriculares con la música, me abalanzaré como un aguililla a coger dos asientos para mí, y confío en tardar 0.2 en quedarme dormida, porque a dios pongo por testigo que no estoy dispuesta a aguantar imbecilidades.

Ay, qué melodramática y exagerada soy, por dios.

¡Ale, me voy a despedir a mis alumnos y a mis collegues! ¡Buen día!

¡¡última hora!!! El último día ha ido genial!! Mis alumnos son geniales, les quiero… Qué penita dejarles… Me han regalado todos cartas y tarjetas firmadas, me han dado una rosa, me han venido todos a dar la mano y darme un beso, pero qué lindos!!!! Y mi amiga profe, la doble de Candela Peña, me ha regalado la Peli Paris, de Cedric Kaplisch o como se escriba, y un disco de un tal Tété que estoy escuchando ahora mientras hago la maleta y está genial!!

¡¡¡¡¡YA TENGO MI MASCARILLA Y MI DESINFECTANTE PARA VIAJAR!!! jijiji… Paranoicas al poder…

Gracias a todos por vuestros pensamientos positivos… Pero se ve que alguno de los machangos (con perdón) que tenía delante de mí en la lista, ha debido aceptar el puesto…

Y es que claro, ¿quién se puede resisistir a una oferta de un mes de residencia en Saint Jean de Luz? Playa, olas, surf, sol (o bastante lluvia más bien), bellos jardines, casas aún más bellas, Donosti a dos pasos, chicos guapos con cabellos dorados por la sal (es brooooooooooma)… Aysss… :DDDD

Qué lástima, qué lástima…

uhaina-st-jean-de-luz

biarritz_cote_atlantique

9304

¡¡Qué guay!!!

http://www.cinematheque.fr/fr/tati/index/bienvenue.html

¡¡Ya podía haber estado esta exposición cuando nosotras visitamos París!!

Fue muy bueno aquel lunes de las últimas vacaciones en Niza. El día que hicimos la excursión a Mónaco, cuando casi nos acusan de robar en un supermercado.

Esa mañana, antes de coger el tren en Niza, rumbo al magnánimo Principado, pasamos por el supermercado de la cadena “Casino” (quizá mal augurio de la visita del día…) que pillaba justo al lado del albergue, y compramos un paquete de jamón serrano,y una tableta de chocolate, ambos de la marca “Casino” del subsodicho supermercado. Para nuestro bocata del mediodía, y por supuesto, para el postre.

Como somos unas chicas eco-lógicas, no aceptamos la bolsa que nos ofrecía la cajera,y metimos las dos cosas en mi mochila.  Yo, el ticket, ni acordarme de él.

Y llegamos a Mónaco.

En un momento dado, callejeando por la ciudad-principado, pasamos por delante de un supermercado  de la misma cadena: “Casino”, y decidimos entrar a comprar allí el pan, y de paso comparar los precios con los supermercados de Francia (un 30% más caro como norma, para quién le interese). No nos gustó el pan.Y con las mismas salimos.

Le dije a la cajera al pasar por delante: No llevamos compra-

Ella contestó: Tenéis que enseñarme las mochilas

Yo, feliz: Vale

Tres segundos más tarde, abriendo la cremallera: MIERDA ANA. QUE ME HA DICHO QUE ABRAMOS LAS MOCHILAS.

Ana: Vale, ¿Y?

Yo, cada vez más angustiada: ¡¡¡¡Que tenemos el jamón y el chocolate dentro!!!!!.

Ana: Vale, ¿Y? Cada vez más mosqueada y con ganas de acabar con aquel diálogo de bésugos…

Yo, ya amarilla-roja-verde: QUE ESTE SUPERMERCADO ES EL MISMO QUE EL DE ESTA MAÑANA EN NIZA, Y EL CHOCOLATE Y EL JAMÓN IGUALES A LOS QUE VENDEN AQUÍ.

Entonces me dirijo a la cajera, y le explico absolutamente lo mismo, pero con buenos modos e intentando sonar convincente. Que venimos de Niza, y que es allí donde hemos comprado el jamón dichoso y el chocolate.

Ella arqueó una ceja, sonrió de medio lado, como pensando, he aquí a mis dos víctimas del día, y espetó: ¿Tenéis el tiquet?

Me vuelvo hacia Ana con un movimiento de cuello que casi me provoca el dislocamiento: ¡¡¡¡¡¡¡¡ DIME QUE COGISTE EL TIQUET en el supermercado de Niza!!!!!!!!!!

Ana: Sí… Siempre los cojo… Espera… Voy a buscar… Aquí no, aquí, tampoco… (empieza a sacar tiquets del año de la polka de la chaqueta de su abrigo. La cajera la mira con gesto condescendiente, y yo con gesto desesperado.

Attendez, le digo a la cajera,  elle lui cherche… Y ella sigue sin quitar su sonrisita de medio lado.

Cuando ya me estaba imaginando sodomizada por el encargado del supermercado, con latigazos incluidos de la cajera, en presencia del mismísimo Príncipe Alberto, y quién sabe, a lo mejor también hasta de Estefanía, en un calabozo de un metro cuadrado, en las entrañas del Palacio Principal, todo eso antes de llamar al consulado español para humillarnos ante nuestros compatriotas y salir en las noticias de la una, acusadas de robar comida porque en España la crisis está fatal y no tenemos que comer cuando salimos de viaje… ¡¡¡EL TIQUET APARECIó!! Ana sacó su sonrisa más resplandeciente y sólo le faltó untarle mantequilla y pasárselo por la cara a la señorita cajera,que cogió el tiquet con bastante poca fe, para comprobar, con gesto de desconsuelo ( a saber qué clase de tortura imaginaba ella), que efectivamente, teníamos razón, y no habíamos mangado ni el jamón, ni el chocolate…

Sólo dijo: La próxima vez, dejáis los bolsos aquí antes de entrar.

Claro, claro.

h_4_ill_1047159_che-soderbergh

Hoy el americano tuvo la noble iniciativa de sugerir ir al cine, a ver la peli del Che. Avisé a mi nueva especie de amiga, una chica de Martinica con la que hago intercambio español-francés, y se animó también a venir.

Todo el mundo dice que la película está muy bien. No digo lo contrario. Pero para mi gusto cinematográfico, se fijaron poco en la personalidad del Che y demasiado en sus estrategias guerrilleras. Que por otro lado, si es lo que más te interesa de él, pues genial, ¿no? En ese caso, la peli te gustará.

Yo me estaba aburriendo lo más grande  de ver a tanto tio sudado y revolcándose en la selva, y selva y más selva, y tiros y más tiros, y venga lianas, y venga helechos, y venga a correr campo arriba y ahora campo abajo y arrollí arrollón y ahora se nos muere este y ahora lo otro. Lo siento, soy así, es que las pelis de guerras me aburren. Qué voy a hacer si soy una simple…

Pero tuve la suerte que, a veinte minutos del final, me entró un ataque de tos tal que tuve que salir de la sala, y luego no pude entrar otra vez, porque la puerta estaba cerrada de tal manera que desde dentro se podía abrir, pero no desde fuera.

Así que me quedé fuera, que parecía yo misma el Che, tosiendo que me moría. Luego se me pasó la tos, y me cagué en todo cuando descubrí lo de la puerta. Pero luego pensé, que casi que mejor. Lo malo es que hacía frío y todas mis cosas las había dejado dentro…

Eso sí, reconozco que las interpretaciones estaban impecables. Me cayó muy simpático el actor que hacía de Camilo. :)