Para dar un cierto toque positivo a los malos malos malos datos económicos que hoy ha hecho públicos este nuestro gobierno (¿¿Pero de verdad a alguien le han sorprendido?? Yo ya me los veía venir, y no es por estar diciendo todo el rato aquello de “ya te lo dijeeeeeee…”), me enchufo el disco de AMA (el grupo primo hermano de la Buena Vida) mientras leo un poquito de Manuel Rivas y tarareo…


Anuncios

Ayer,  la Palmera y yo nos fuimos a Montpellier a pasar el día. El plan era comer de brunch en un sitio chulísimo que descubrí cuando estuve con Michi y Tomás. También avisé a S, una coruñesa genial que  es asistente de español como yo, y que vive en Montpellier.
El sitio en cuestión se llama Pre-vert, (ahí queda el link) y lo recomiendo encarecidamente. El brunch, aunque es un poco caro (16 euros), no es de los más caros que he visto, y es cundente: Primero un plato con una tostada y un minicroissant y un botecito de mermelada. Después, un gran plato con: ensalada, queso de cabra, una porción pequeña de pizza, hinojo confitado, salmón ahumado, macedonia de frutas, y una magdalena. Zumo de naranja natural y café con leche.

suc54879

Cuando terminamos, nos quedamos un buen rato de tertulia,y la dueña vino a preguntarnos si queríamos algo más. Le pedimos cada una un café noisette, y nos invitó!!!!!!!  Pa’flipar…

suc54888

Después de comer, nos acercamos hasta el Jardin des Plantes, uno de los jardines botánicos más antiguos de Europa. Pertenece a la Universidad, todavía van allí los estudiantes de medicina y farmacia a utilizar los “hierbajos” que hay plantaos. Además, los sábados por la tarde, hay un grupo de teatro que dinamiza el jardín, monta numeritos y entretiene a la gente… Hasta que llegamos S y yo y los entretuvimos a ellos….

suc54892

También se cruzó una rana en nuestro camino, con efectos diversos en cada una de nosotras, veáse la imagen que vale más que mil palabras…

una-rana1

Y bueno, terminamos el día tomando unos de estos zumos que están tan de moda ahora, en algunos sitios. Estuvimos en uno donde ofrecían una carta con casi cincuenta variedades. Para hacerlos, cogen cuatro o cinco tipos de frutas, verdudas o especias muy dispares entre sí (pera, mango, canela, gengimbre, pimiento, zanahoria) las meten en algo así como una batidora-trituradora gigante, y cuando tú piensas que el resultado será asqueroso, pues no, resulta que está riquísimo. Lo siento, no hay fotos.

La palmera y yo regresamos muy felices a nuestro pueblito avignonense y colorín colorado.

Hoy nos fuimos los pucelanos, Mèlanie la toulousana y yo, de excursión por la Provenza en el cocherito leré, y vimos cosas tan bonitas como estas…

suc54794suc54789

Pernes la fontaine

v_nasque_co_024Venasque

suc54805

Haciendo un picnic  bajo techo porque llovía, en Malemort

¡¡Como me gusta que mis amigos más queridos me visiten!! Este fin de semana han venido mis amados Michela y Tomás, los italo-gijoneses más simpáticos de toda Pamplona (¡¡¡por poco tiempo!!!)…  Lo hemos pasado genial y como siempre, mi karma tan “divertido” ha atraído diversos momentos absurdos, que ya relataré. Este fin de semana pasará a mi cajón de los recuerdos desde ya…

El viernes pasamos la mayor parte del día en el Parque Natural de la Camarga, la marisma en la desembocadura del río Ródano. Llegamos allí a eso de las doce. Antes, habíamos parado en un supermercado por el camino para arrasar con todos los tipos de pan habidos y por haber en Francia. Para hacernos los bocatas del mediodía.

En la oficina de turismo de Saintes Maries de le Mer (el pueblo “capital” de la Camarga), pedimos a la chica  información sobre posibles rutas para hacer a pie. Con no demasiada gana, sacó un mapa, que puso sobre la mesa, y una hoja amarilla con información variada para los senderistas.

Michela entonces preguntó con educación: ¿Qué ruta nos recomiendas para hacer en poco tiempo?

La señorita de la oficina de turismo,  respondió, con una frialdad que habría congelado la mismísima marisma que a nuestro lado se hallaba, contestó:

Tenéis toda la información en los folletos.

Ante nuestra absoluta perplejidad, volvió su  mirada a veteasaberqué,  y nos ignoró por completo.

-Ah.Gracias.

En fin, que decidimos lanzarnos a la aventura por nuestra cuenta y riesgo, y elegimos una rutilla paralela al mar. Pero antes, había que comer, claro. Así que lo siguiente era encontrar un lugar resguardado del viento MISTRAL. Tarea difícil, e imposible… Terminamos comiendo en un banco del paseo marítimo de Saintes Maries, luchando contra el vendaval. Con momentos cruciales, como cuando a Tomás se le voló el plato de ensalada, y una lluvia de aceite, maiz y vinagre cayó sobre su manga (ups… Tomás, lo he contado!!! jijij)…

p3200021

Después de este maravilloso picnic mistralense, comenzamos a andar. No fui exagerada al ponerme mi abrigo de colorines (sí, el que llevé a la nieve para hacer snowboard), ya que  las ráfagas de viento alcanzaban los 65 kilómetros por hora (lo habíamos visto en internet antes de salir de casa)… Pero a pesar del viento fue un paseo muy agradable, acompañados por flamencos rosas que sobrevolaban nuestras cabezas, y otros pájaros misteriosos que huían de nuestra presencia.

p3200026

suc54676

suc54671

suc546751

Después del paseo, dimos una pequeña vuelta por otro pueblo de La Camarga: Aigües Mortes. Pequeño pero muy recomendable, con sus callecitas empedradas y la luz del atardecer que te invitaba a sentarse en las terracitas a decir: Esto es vida… Lo que pasa es que eso ya lo habíamos hecho en una terracita de Saintes Maries…y no se puede tener todo… Tampoco las suculentas tartas con fresones de temporada que se ofrecían en los escaparates de los salones de té…

suc54712

A las seis y pico de la tarde estábamos llegando a Montpellier. Aparcamos en la zona de Antigone. Michi y yo fuimos corriendo a pagar el parquímetro. Leímos los precios: Cuatro euros por dos horas… Bueno, ponemos esto ¿no? Sí,claro. Venga yo  pongo dos euros y tú otros dos.

Las dos a la vez pensamos, pero no dijimos nada: qué raro, el reloj del parquímetro marca las 11 horas. Pero como unas mongolas apretamos el botoncito verte que emite el ticket y no hay vuelta atrás

Dos milésimas de segundos después, nuestros ojos, también casi a la vez, leyeron los horarios del parquímetro: aparcamiento de pago hasta las seis de la tarde… ¡¡¡Y eran las seis y media!!!!!! Nos empezamos a reir con lo absurdo de la situación, y como pudimos, le explicamos a un extrañado Tomás que teníamos plaza de aparcamiento hasta las once horas del día siguiente.

Así que decidimos recuperar nuestro dinero invertido ya de por vida en el ayuntamiento de Montpellier, colándonos en  el tranvía, costumbre que he tomado ya desde hace tiempo como mía.  Y es que para un español una puerta abierta en la parte de atrás de un medio de transporte está diciendo a voces: ¡¡¡entra y no pagues, entra y no pagues!!!

Pero aún quedaba lo mejor por llegar… Michi quería merendar una crêpe. Llevé a mis invitados a la única crepería que conozco en Montpellier. Un restaurante de dueño bretón donde hacen unas crepes estupendas, y que descubrí en la visita de los barceloneses.

Cuando el camarero llegó y nos dio la buena noticia, casi no nos lo podíamos creer. Había Happy Hour hasta las 20h y todo lo que pidiéramos ahora, nos saldría a mitad de precio!!! Esto hizo despertar el Monstruo de las galletas que los tres llevábamos en nuestro interior. Tomás sugirió cenar ya, aprovechando las rebajas, y ponernos las botas a crêpes y a sidra bretona. Yo, entusiasmada con la idea, apoyé la moción, y Michi, en primer momento reticente porque aún no eran ni las siete de la tarde, finalmente aceptó cuando Tomás le planteó que  podíamos hacernos a la idea de que estábamos cenando a horario francés, que no era tan raro.

Así que nos líamos la manta a la cabeza y pedimos una crêpe salada y una dulce para cada uno, una botella de sidra dulce, y al final caería también un té con limón, para bajar tanta comida.

p3200037

Momentos sublimes de la noche:

– 1#Crêpe banana au chocolate/banana ou chocolate

Ese momento inmortalizado en video (para uso doméstico, lo siento), en el que Michi, se muestra ilusionada a la espera de su crêpe de postre: banana con chocolate. Yo le planteo la siguiente cuestión: Michi, no es lo mismo banana au chocolate que banana ou chocolate, ¿te acuerdas que decía la carta? Michi cambia su semblante y se queda pensando,  no me acuerdo, dice… y se queda hecha polvo. Ella quería su crêpe con los dos ingredientes. (Al final era banana con chocolate, igual que el mío era chocolate con almendras). Su cara es todo un poema. El video queda en mis favoritos para visionar en momentos de bajón, junto a aquel ya mítico de “Bienvenue en Marseiiiiiiiiiiille”.

2# El camarero es bastante guapo y además, tiene buen culito

Parece que no aprendemos que el español es una lengua que no es como el suajili o el ruso. No. El español se estudia, y además bastante. Pero como digo, no aprendo. Así que estando el camarero a unos escasos tres metros de nosotras, atendiendo a otra mesa, hago el siguiente  comentario a Michi: Pues el camarero es bastante guapo, así un poco gordito,ñiñiñiñi, y además, tiene buen culito. En ese momento, el camarero se gira hacia nosotras y nos mira durante dos décimas de segundo. Nos quedamos paralizadas, y decimos: Meca, ¿tú crees que sabe español?

Dicho y hecho. Cuando el camarero termina con aquella mesa y pasa por la nuestra, le paramos, y le decimos en francés: L’addition, svp! El, muy sonriente, se para, y dice con sonrisa pilluela, y perfecto español: Claro, la cuenta!

Intentamos aguantar la risa hasta que se fue, pero mi color de cara rojo-amarillo-verde-violeta-rojo  fue un fenómeno imposible de evitar…

-3# Intentando cruzar la calle del Arco de Triunfo

Tomás estaba a la entrada del parque preparando su trípode para hacer una foto nocturna delante del Arco de Triunfo de Montpellier, pero Michela y yo nos habíamos quedado regazadas. En nuestro intento de cruzar una calle con un tráfico increible para ser las nueve de la noche (y ser Francia), en un supuesto paso de peatones nada visible, y prácticamente a oscuras porque casi no había farolas, nos lanzamos a lo kamikaze,  y atravesamos la vía. Mi abrigo Roxy, tan chillón como colorido, fue my práctico, ya que con tanto color flúor,  es reflectante. Así que bastó con agitar el brazo como una loca recién salida del manicomio para que el otro psicópata conductor que se acercaba a una velocidad nada adecuada para una vía urbana, nos viera y frenara. Franceses al volante, peligro constante.

p3200041

Mañana, segundo capítulo de la visita de Michi y Tomas. De cómo conseguir que  el maletero del coche  se abra en plena carretera rural , y en marcha, por supuesto.

Mientras tanto, un beso para mi últimos visitantes, ¡¡¡os echo de menos!!!!  Gracias por todo, sobre todo por vuestra compañía y risas, ha sido un fin de semana genial. No os digo que volváis porque ya no nos quedan fines de semana, pero no os marchéis nunca de mi vida :)

Después de disfrutar de tres semanas de la vida en un estudio de 19 metros cuadrados con una compañera de piso, sólo puedo decir… ¡¡¡Ana vuelve!!!

Me gustaría hacer un breve resumen de lo que han sido estos días de relax y divertimento, pero resulta que todavía me quedan… seis días, seis, de vacaciones, así que la cosa tendrá que esperar.

Mañana me voy a Nîmes, invitada de nuevo por mi colega y amiga Virginie, y el sábado toman tierra marsellesa las vallisoletanas más dicharacheras, que vienen a pasar los carnavales al lugar menos carnavalesco de la tierra.

Para ir abriendo boca, dejo aquí algunas fotitos de nuestra visita a Nîmes de hace dos semanas. Recordando aquella pequeña excursión, me vienen a la mente la Maison carré, les arenes,y dos gaufres quemados. Cosas que tiene la vida .

dscn1223

dscn1207

dscn1202

Saludos monegasquenses de parte de la Familia Grimaldi…

suc53547

Estamos pasando las vacaciones en la Costa Azul: lujo, oropeles, esplendor… y muchos bocadillos de jamón… de Parma. Otro día más aventuras, que las tenemos, pero hoy no hay tiempo para más comunicación

suc53546

Este finde, Ana (mi compañera de apartamento por unas semanas) y yo, nos hemos plantado con nuestras mochilitas en Lyon. Llegamos allí el sábado por la mañana y nos quedamos hasta el lunes por la noche.

Resumiré  en pocas líneas lo mejor:

1. Subir  a la noria en la place Bellecoeur para obtener una perspectiva general.  Y para cagarnos de miedo porque iba muy rápido, era muy grande,y estaba abierta. Hay un video demostrativo pero es demasiado humillante. Lo dejo para nuestros más íntimos.

suc529202

2. La casa museo de los hermanos  Lumière,  unos de los -varios- inventores del cine. Menuda pedazo de choza art noveau se marcaban los señores. Entre otras cosas, pudimos ver todos los cacharritos que usaban para filmar, así como sus películas, o peliculitas, como decía mi profesora de Cine de la facultad, jiji.

dscn12761

3. El albergue donde nos hospedamos. Por 17 euros teníamos habitación con baño (compartida, en total seis personas, claro),vistas increibles de Lyon,  desayuno bastante bueno incluido, y el chavo de la recepción que por iniciativa de Ana se llamaría “Diego Rumbeando” (Razón aquí http://www.youtube.com/watch?v=9wL7ji4A6Qo), y que estaba re-que-te-bue-no. Al principio nos cayó un poco tonto, pero luego ganó puntos.  También hicimos unos amigos mejicanos la mar de majos,  y unas enemigas inglesas, las dos que dormían en nuestra habitación.

dscn1426

Pero es normal que nos odiasen un poco, ya que la primera noche, monté un numerito sonámbulo digno de manicomio. Al parecer, tras estar gritando durante un rato tanto en español como en francés: ¿QUÉ PASA; QUÉ PASA???!!! me tiré de la litera (no, no sabemos cómo, pero he sobrevivido).  Lo siguiente fue subir apresuradamente a oscuras  las escaleritas que iban hacia el mini altillo donde las inglesas dormían plácidamente, no se con qué intención,y nunca lo sabremos, ya que mi querida prima tuvo el detalle de despertarme: Pilar, ¿qué haces?  para así evitar una guerra del almohadas o un nuevo conflicto anglo-español. Entonces yo me desperté repentinamente, y avergonzada dije: NADA; NADA. Para volver a mi cama actos seguido, como si NADA hubiera pasado.

El hindú que vigilaba el albergue el domingo por la noche, me declaró su amor en medio de la cocina. Ana dijo, es porque tienes rasgos hindúes. Yo sólo se que cenar al ritmo de las canciones de bollybood, los primeros cinco minutos es gracioso, luego ya cansa.

4. Lo fácil que era colarse en el metro de nuestra parada y en el tranvía.

imagen00771

5. La frase del finde: Que no se note que somos españolas ( y que acto seguido yo la cagara para que todo el mundo se diera cuenta de dónde veníamos)

6. Las rebajas del centro comercial Part Dieu:Adidas, gap, Roxy,regalitos de cumple para mi hermano…

7. Comer de bocatas todos los días, como Dios. 2 euros al día de gasto en comidas. No hay nada como comprarte un pan integral de 2 kilos, un jamón serrano de parma que no tiene nada que envidiar el español:  Sentarnos en la parada del tranvía de turno, sacar el cuchillo, cortar el pan,y ale, bon appetit, ante el desconcierto general de la gente alrededor.

8. …para luego gastarnos 6 euros en merendar como Dios manda un pedazo de crêpe en un café del maravilloso Vieux Lyon.

suc530251

9. ¡¡Hacer un amigo!!! ¡¡un amigo francés!!!! ¡¡¡Tenemos un amigo francés!!! Se llama Michel y me va a enseñar a hacer snowboard (un día de estos…)

10. Salir de “mini-fiesta” (por lo sosa que era la fiesta,y por lo pronto que nos fuimos a dormir, ya se sabe, los horarios franceses) a una bareto 60s, con una soirèe mod, donde las únicas que bailaban eran las djs modettes y … las españolas. Y lo buenos que estaban los chavales... no dábamos abasto. EN general, en Lyon, había muy buen material.

11. Lyon, una ciudad para disfrutar desde las alturas: desde las alturas de la colina de Fourviere (o algo así), desde las alturas de nuestro albergue (bendita cuesta que había que subir. Todavía recuerdo a Ana diciendo: esto nos va a dejar el culo para cascar nueces!!), desde las colinas del barrio de la Croix Rouge, desde lo alto de la noria …

suc52914

dscn1466