Razones por las que lo paso tan bien con mis amigas. Y por las que me gusta tanto Navarra… Qué verde todo… Incluso Pamplona, que si no leí mal, es una de las capitales europeas con más zonas verdes… Y me lo creo. Regresé renovada: el verde y las conversaciones con amigas de verdad me reponen la energía. Y las risas, por supuesto.

Ah, y los crepes…

SUC55107

SUC55112SUC55083SUC55064SUC55084SUC55088SUC55097

…Vacaciones hibernales en la Costa Azul con Miss Lizipaina.

DSCN2091Recién llegadas a la isla de Sainte-Marguerite, qué viva el sol en la cara

SUC53823Tomando el sol a la espera de que el barquito zarpase

SUC53829Navegando hacia tierra firme

SUC53868Omnipresente

SUC53886 Antibes dentro de AntibesSUC53636Desayunando en el café de los artistas (Saint Paul de Vence)SUC53493Oui,oui:  on etais la aussi, a Monaco!!!

Imagen0092Quiero ese rayo de sol en mi ventana

Imagen 050

Cafécito en Italia

Imagen 049 Imagen 032 Vacaciones en febrero.  Felicidad.

Ayer,  la Palmera y yo nos fuimos a Montpellier a pasar el día. El plan era comer de brunch en un sitio chulísimo que descubrí cuando estuve con Michi y Tomás. También avisé a S, una coruñesa genial que  es asistente de español como yo, y que vive en Montpellier.
El sitio en cuestión se llama Pre-vert, (ahí queda el link) y lo recomiendo encarecidamente. El brunch, aunque es un poco caro (16 euros), no es de los más caros que he visto, y es cundente: Primero un plato con una tostada y un minicroissant y un botecito de mermelada. Después, un gran plato con: ensalada, queso de cabra, una porción pequeña de pizza, hinojo confitado, salmón ahumado, macedonia de frutas, y una magdalena. Zumo de naranja natural y café con leche.

suc54879

Cuando terminamos, nos quedamos un buen rato de tertulia,y la dueña vino a preguntarnos si queríamos algo más. Le pedimos cada una un café noisette, y nos invitó!!!!!!!  Pa’flipar…

suc54888

Después de comer, nos acercamos hasta el Jardin des Plantes, uno de los jardines botánicos más antiguos de Europa. Pertenece a la Universidad, todavía van allí los estudiantes de medicina y farmacia a utilizar los “hierbajos” que hay plantaos. Además, los sábados por la tarde, hay un grupo de teatro que dinamiza el jardín, monta numeritos y entretiene a la gente… Hasta que llegamos S y yo y los entretuvimos a ellos….

suc54892

También se cruzó una rana en nuestro camino, con efectos diversos en cada una de nosotras, veáse la imagen que vale más que mil palabras…

una-rana1

Y bueno, terminamos el día tomando unos de estos zumos que están tan de moda ahora, en algunos sitios. Estuvimos en uno donde ofrecían una carta con casi cincuenta variedades. Para hacerlos, cogen cuatro o cinco tipos de frutas, verdudas o especias muy dispares entre sí (pera, mango, canela, gengimbre, pimiento, zanahoria) las meten en algo así como una batidora-trituradora gigante, y cuando tú piensas que el resultado será asqueroso, pues no, resulta que está riquísimo. Lo siento, no hay fotos.

La palmera y yo regresamos muy felices a nuestro pueblito avignonense y colorín colorado.

Segunda oportunidad a Marseille. Y no pasa, no pasa del aprobado. La Palmera coincidía conmigo en esa sensación que me persiguía todo el tiempo callejeando por la ciudad: ¿Cuándo vamos a llegar a algún sitio interesante? Sí, esa es la sensación, la sensación de que aún no has llegado al centro, la sensación de que estás todo el tiempo en las afueras aunque lleves ya media hora andando por el mismísimo casco antiguo. Difícil encontrar un sitio para tomar un café que no sea un Mc Donalds o un Kebab (y no me vale la excusa de que esa es la mismísima esencia de Marseille).

Pero todo esto lo puedo aceptar, lo puedo meter dentro del saco de ese remoto y extraño “encanto” que todo el mundo dice que Marseille tiene. Lo que me parece denigrante para una urbe de 840.000 habitantes, y una área metropolitana de 1.623.000 habitantes , es su red de transportes. Dos líneas de metro y un sistema de autobuses que en cuanto se colapsa un pizco el tráfico, se convierte en una ratonera. Ejemplo: Ayer, cuando fuimos hasta las Calanques y la vuelta, que en un trayecto normal serían treinta  minutos, se convirtió en un viaje de hora y media, que nos hizo perder el tren que habíamos previsto tomar en un primer momento.

A pesar de todo esto, hay algo que me ha gustado de Marseille: Sus zonas verdes. Grandes lugares de esparcimiento para hacer picnis como el que hicimos ayer, en compañía de Michel, mi profe de Snow, recuerden, y su amiga Joana, estudiante de Bellas artes y totalmente artista en esencia, como pudimos comprobar al entrar en su apartamento: una siniestra pared torcida por la antigüedad del edificio,  llena de vestidos antiguos recogidos de la basura, que colgaban de clavos que ella misma martilleaba cuando encontraba una de sus últimas adquisiciones, “para alguna performance o para transformarlos luego, no sé….” explicó ella con esa manera cansina pero simpática que tenía de hablar.

suc54844

Un perro muy majo que tenían los señores de al lado.

Pasatiempo: Encuentra a la artista

suc54846

suc54845

suc54863Mirando al suelo para no matarme por las agrestes calanques :D

suc54857

suc54852Les Calanques

Esta semana que termina, he recibido la última visita de todas: ¡la de mis padres!  Además de llenarme la nevera, y vaciarme el armario (se llevaron gran parte de mis cosas a España), lo hemos pasado muy bien. He seguido con la dieta a base de crêpes (buaaaaaaaaaaa),  y hemos hecho excursiones a Arles, Aix en Provence, Montpellier, Nîmes y Villeneuve des Avignon. Aunque ya he ido mil veces a todas estas ciudades, me encanta repetir y mostrarles a mis diferentes invitados todos los rincones que conozco, callejear y ser su guía.

Mis padres han flipado con los quesos franceses, con las galletas de la Cure  gourmande,  el claustro de Saint Trophime de Arles y el salchichón de la misma ciudad. También con el ambiente taurino en el sur de Francia, con el dinamismo de Aix, con el cosmopolitismo de Montpellier y con la alegría de las calles de Nîmes. Han conocido a  “el poeta”, porque un día fuimos a cenar una pizza con mi amiga Palmera, y ahí estaba él cenando, han conocido a la loca camarera de montpellier del “GRORAAAAASAN”  e incluso han conocido a las búlgaras y al americano.

Ahora se acaban de ir en el autobús nocturno que va a Barcelona, el mismo cogeré yo dentro de tres semanas justas, y ahora mi casa se vuelve a quedar vacía… Me voy a dormir. Mañana toca peluquería (toda una inversión económica en Francia).

Próxima parada: Dos canarias en Marsella, excursión del lunes de Pascuas!!

dscn1103

dscn1230

Hoy nos fuimos los pucelanos, Mèlanie la toulousana y yo, de excursión por la Provenza en el cocherito leré, y vimos cosas tan bonitas como estas…

suc54794suc54789

Pernes la fontaine

v_nasque_co_024Venasque

suc54805

Haciendo un picnic  bajo techo porque llovía, en Malemort

Los gps a veces son unos aparatejos muy perros. Y si no, que nos lo digan a nosotros, cuando el sábado lo utilizamos para ir desde les Baux de Provence hasta Arles.

Michela lo encendió e introdujo los datos. Al parecer el gps decidió por sí mismo  (y digo por sí mismo porque un objeto que nos hace la perrería que hizo éste, tiene que ser un ente animado por narices…) que nos apetecía ir hasta Arles, no por el camino más rápido, ni por el más corto, ni por el más directo, no…

El gps debió activar el Carreteras y caminos rurales de la Provenza con encanto MODO  ON, porque nos condujo a través de auténticos caminos de cabras, desafiando todas las indicaciones de los carteles que señalaban a Arles para obligarnos a tomar la opción contraria a la sugerida por aquellos… Eso sí, un viaje de lo más “Charmant” y muy muy bonito. Atravesando caseríos de millonarios británicos y ovejas pastando en los verdes prados de una primavera recién estrenada.

Iba Tomás tan embelesado disfrutando de la charmante carretera provenzal, que no vio el megaguardamuerto hijoputa que se aproximaba. De tal manera que cuando lo atravesamos pegamos todos un bote que casi salimos disparados por el techo del coche pa’arriba.

Pero lo mejor fue descubrir que el golpe había sido tal, ¡¡¡¡¡¡que el maletero del coche se había abierto!!!!!!! Tomás paró en seco para cerrarlo, mientras nosotras nos partíamos de risa ante lo absurdo de la situación.   Un todoterreno nos adelantó y al pasar a nuestro lado nos miró con gesto alucinado, como intentando averiguar qué droga nos habíamos tomado.

Tomás, tanto rollo con que nos bajáramos del coche para sacarlo del aparcamiento  por no dañar los amortiguadores con la altura  del bordillo, y ¡¡¡¡¡¡ luego nos haces esto!!!! Desde luego…. jajajajaja…

Finalmente mandamos al gps a la mierda, y empezamos a seguir las indicaciones de los carteles, mientras el aparatejo repetía una y otra vez: RECALCULANDO, RECALCULANDO, RECALCULANDO… Sinceramente, no sé como no explotó del esfuerzo… Pa mí que esa mañana se quiso vengar de algo que Michi y Tomás le habían hecho antes…

Cosas que pasa en Provenza, y sus carreteras y caminos rurales con encanto.

suc54762